Alonso fracasa con una sonrisa

DEPORTES

Gerardo Mora | EFE

Los problemas mecánicos lastraron al equipo del piloto español cuando mantenía un ritmo para acabar en el podio

29 ene 2018 . Actualizado a las 08:19 h.

Le Mans, a mediados de junio, será otra cosa. Es el mantra que sostiene a Fernando Alonso tras el fiasco de su equipo en las 24 horas de Daytona, con un vehículo que no resistió el pilotaje compartido del español, Lando Norris (ojo a este británico de diecinueve años probador de McLaren) y Phil Hanson.

Partieron decimoterceros (la salida fue responsabilidad de Alonso), llegaron a poner al Ligier líder y flirtearon con el podio en el primer tercio de carrera, pero un pinchazo hizo presagiar el infierno mecánico que vendría después. Problemas con los frenos retuvieron casi media hora al coche en boxes. Fue el comienzo del fin.

El declive mecánico hundió al United Autosports. A pesar de todo, a falta de dos minutos, y en lugar de arrojar la toalla, Lando Norris se puso al volante para certificar la 38.ª posición en la general, con 90 vueltas de desventaja. Fernando Alonso competía en la categoría de prototipos, la más alta, en la que fue decimotercero. El otro participante español en la misma clase, Dani Juncadella, fue decimoquinto en la general (undécimo en prototipos) con su Oreca LMP2 del equipo del actor Jackie Chan.