Tres montañistas españoles mueren en Los Andes

Trataban de ascender el pico Mateo, en Perú, cuando un desprendimiento de hielo habría causado el fatal accidente. Un superviviente, también español, avisó a la Policía


Tragedia española en los Andes peruanos. Tres montañistas y su guía local murieron cuando escalaban un pico nevado de 5.150 metros. La fiscalía de la región de Ancash, al norte del país, ha hecho público el balance del accidente, del que logró sobrevivir otro español, Pablo Belmonte, que fue el que alertó a las autoridades. «La policía nos comunicó el accidente que habían sufrido cinco personas, habiendo salvado uno de ellos», dijo a la radio RPP Marcos Espinal, fiscal de Carhuaz, en Ancash.

Los cuerpos de los tres montañeros españoles y su guía peruano han sido rescatados y trasladados hasta la ciudad de Huaraz, capital de la región norteña de Áncash, según informan fuentes oficiales citadas por Efe. 

Los montañistas intentaban ascender el domingo el pico Mateo, una cumbre de la cadena blanca de la cordillera de los Andes, cuando ocurrió el accidente. «Aparentemente se trató de una caída por efectos del clima, probablemente un desprendimiento de hielo», acotó el fiscal de Carhuaz, una zona famosa por atraer turistas y montañistas debido a sus nevados.

Socorristas del cuerpo policial de alta montaña iniciaron las tareas de recuperación de los cuerpos de las víctimas. «Es una zona accidentada, con riesgos por factores climáticos para el rescate», como la niebla y lluvia, según el fiscal Espinal.

Los tres montañistas españoles fallecidos son: Adrián San Juan Perelo, Sergi Porteros y Gerard Regal, todos de 26 años, según las autoridades locales.

El ascenso al nevado Mateo es una ruta glaciar, que dura unas cinco horas. Se puede hacer una parte del recorrido en coche, hasta una zona conocida como punta olímpica. No es la primera vez que este nevado cobra la vida de un montañista. Un alemán falleció ahí en 2016.

También en La Voz

Valora este artículo

0 votos
Tags
Comentarios

Tres montañistas españoles mueren en Los Andes