Gómez Noya, siete días para descansar y volar

El entrenador de Gómez Noya desgrana una semana prodigiosa, de la plata de Bermudas al título mundial de Pontevedra: «Creer es imprescindible»


La trayectoria de Javier Gómez Noya la jalonan exhibiciones contra los manuales de entrenamiento. Lo ha vuelto a hacer, triunfar contra los cánones. Con su dulce plata del sábado 27 de abril en su regreso a las Series Mundiales de distancia olímpica en Bermudas y su triunfo siete días después en el Mundial de larga distancia de Pontevedra. El largo viaje y el esfuerzo en la prueba en Galicia (iban a ser tres kilómetros a nado, 106 en bici y 30 a pie) le situaban ante un desafío. Carlos David Prieto, su entrenador de los últimos siete años, su ciclo más brillante, desgrana el día a día de un éxito a otro. Al margen del talento, un reto de tal calado parte de una premisa: «A nivel psicológico, creer en lo que vas a hacer es imprescindible. Javi ya hizo más veces cosas así, como cuando en el 2014 enlazó en una semana el Mundial de distancia olímpica en Edmonton y el de 70.3 en Mont Tremblant [y ganó los dos]. Tiene mucha fe. Sabe que puede hacerlo porque él es excepcional, único. Cuando lo plantea, sabemos que puede conseguirlo, aunque para otros triatletas esos esfuerzos tan seguidos sean impensables».

Sábado

Victoria y directo al aeropuerto. «Después de una prueba exigente, el nivel de adrenalina y la excitación de la carrera te hacen dormir mal, así que Javi decidió regresar a casa justo después de competir en Bermudas. Se sometió al control antidopaje, pasó por el hotel a hacer las maletas y se fue al aeropuerto. Así, en lugar de condicionar dos días, el posterior a la carrera y el del viaje, solo perdió uno. Bermudas-Londres-Madrid-Vigo fue su regreso».

Domingo

Rodillo y descanso. «Al llegar a Pontevedra hizo sobre una hora de rodillo para moverse un poco. Cenó, realizó estiramientos y se fue a dormir. La clave ese día era el descanso, para ajustar cuanto antes el sueño. A partir de ahí, el volumen de entrenamiento de esta semana es la mitad del de una semana tipo, por la proximidad de la carrera».

Lunes

Entrenamientos y salida a cenar. «Hizo unos tres mil metros de natación, hora y media de bici y 50 minutos de carrera. Por la tarde cenamos con su compañero de entrenamientos, Pablo Dapena, y el triatleta neozelandés Terenzo Bozzone. ¿El menú? Ningún secreto: zamburiñas, pulpo, tortilla, calamares... Todo típico gallego (ríe)».

Martes

Con atletas para afinar cambios de ritmo. «Las sesiones de natación fueron todos los días en la piscina del Centro Galego de Tecnificación Deportiva, y las salidas en bici conmigo y con Pablo Dapena. Esta vez, tocaron 4.000 metros a nado, dos horas de bici y solo 50 minutos a pie. Salimos con los atletas Elías Domínguez y Víctor Riobó y el triatleta ruso Ilya Prasolov para hacer cambios de ritmo tipo fartlek».

Miércoles

Reconocimiento al circuito de bici y más ritmo en el agua. «Metimos más ritmos a nado, aunque solo en mil metros de series del total de cuatro mil que hizo. Completamos algo más de hora y media en bici para reconocer el circuito, con una activación a ritmos fuertes. Y corrió otros 50 minutos».

Jueves

Compromisos y un día suave. «Participó en un acto del Banco Santander. Y ya hizo un trabjao más suave, 2.500 metros a nado, una hora de bici y 30 minutos a pie, por la proximidad de la carrera del sábado».

Viernes

Presentación y todo listo. «Acudió a la presentación del Mundial. También hizo 1.500 metros suaves a nado, 20 minutos de trote y probó la bici unos 20 o 25 minutos para dejarla ya lista para la carrera. Sobre las diez y media debe irse a dormir para madrugar al día siguiente».

Sábado

Despertador a las cinco. «Toca madrugar porque la prueba comienza a las 8 y después tiene más de cinco horas de competición por delante».

Próxima parada, Yokohama

El 2019 es el año de la clasificación para los Juegos. Así lo dice la hoja de ruta de Javier Gómez Noya. A través de dos vías buscará el pase, por la regularidad de las pruebas del Mundial y en el test event de Tokio 2020.

El Mundial es ahora un medio para llegar a Japón, no un fin en sí mismo. Así que, en principio, salvo cambio de planes, y después de competir en Bermudas, Gómez Noya disputará las otras pruebas del calendario del 2019 de distancia olímpica, es decir, las de Yokohama (su próximo compromiso, el 19 de mayo), Leeds (9 de junio) y la gran final de Lausana (31 de agosto). Evitaría, en principio, las citas de modalidad esprint, las que priman la explosividad de los triatletas más jóvenes, y que se disputarán en Montreal (29 de junio) y Hamburgo (7 de julio).

Pero su espectacular rendimiento en su regreso al Mundial, con la plata de Bermudas, o su punto de forma, podrían abrir la puerta a cambios.

Otras dos fechas figuran, de entrada, en el calendario de Gómez Noya: el evento test de Tokio, el próximo 15 de agosto, y el Mundial de 70.3 en Niza el 8 de septiembre.

Gómez Noya, campeón del mundo en casa

Nieves D. Amil
;
Gómez Noya, campeón del mundo en casa Doblete gallego en el Mundial de Triatlón de larga distancia con la plata para Pablo Dapena

Un mundial irrepetible en imágenes. Doblete gallego en el Mundial de Triatlón de larga distancia con la plata para Pablo Dapena

Doblete gallego en el Mundial de Triatlón de larga distancia con el oro de Gómez Noya y la plata de Pablo Dapena. Han sido profetas en su tierra al subirse al podio en casa en una prueba que apenas tuvo sorpresas desde que arrancó el segmento en bicicleta, donde Gómez Noya y Pablo Dapena empezaron a marcar una diferencia que se confirmaría con una espectacular carrera a pie por el centro urbano en la que todo quedo escrito a partir de la segunda vuelta. Triunfaron ante los suyos, pusieron a sus pies a una ciudad que se vistió de triatlón para arroparlos en una jornada que quedará ya para la historia.

Seguir leyendo

Comentarios

Gómez Noya, siete días para descansar y volar