Las detenciones de la Operación Oikos se llevaron a cabo sin mandato judicial

La Voz

DEPORTES

Las discrepancias entre el juez que lleva el caso y la Policía han sido patentes durante toda la investigación

23 jul 2019 . Actualizado a las 19:58 h.

La mañana del pasado 28 de mayo, los futbolistas Íñigo López, Borja Fernández, Carlos Aranda y Raúl Bravo, junto al presidente del Huesca, Agustín Lasaosa y el médico del mismo club Juan Carlos Galindo, se convirtieron en los protagonistas de la operación Oikos. Una operación policial contra el amaño de partidos de fútbol para obtener beneficios en apuestas deportivas.

Dichas detenciones, tal y como revela el diario El Mundo, se produjeron sin un mandato explícito por parte del juez, sino que fue la policía la que decidió intervenir antes el riesgo, siempre según su criterio, de que se pudieran destruir pruebas. El juez por su parte, era partidario de continuar con la investigación mientras que los fiscales rechazaban prolongar el tiempo de escuchas telefónicas.

Las discrepancias en la investigación entre el juez y la policía han continuado. De hecho, los detenidos que aceptaron declarar lo hicieron en comisaría, algo que tampoco gustaba el juez. La investigación continúa a día de hoy y el juez espera poder recibir más pruebas para tratar de aclarar el funcionamientos de toda la trama.