¿Fue David Villa el jugador más decisivo del Mundial? Una década del hito que le encumbró

Jose Coto REDACCIÓN

DEPORTES

David Villa celebra el Mundial de Sudáfrica
David Villa celebra el Mundial de Sudáfrica @davidvilla

Juan Mata y el doctor Óscar Celada fueron los otros dos asturianos que se proclamaron campeones del mundo en Sudáfrica

11 jul 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El 11 de julio de 2010 el fútbol español tocó techo. El eterno candidato, el aspirante que siempre amagaba pero nunca golpeaba, rompió todos los gafes y permitió que un país entero, por segunda vez en su historia -dos años antes había ganado la Eurocopa de Austria y Suiza-, olvidase sus diferencias para festejar la victoria en el torneo deportivo más prestigioso y seguido del mundo. La selección española se proclamó campeona del Mundial en Sudáfrica en un torneo que sirvió para encumbrar la figura de David Villa. Junto a él, otro dos asturianos -Juan Mata y el doctor Oscar Celada- formaron parte de una expedición que marcó un antes y un después en el deporte nacional.

De ese campeonato ha quedado en el imaginario colectivo el recuerdo erróneo de que el tiki-taka de la selección española le había permitido arrasar a sus rivales. Pero nada más allá de la realidad. España sufrió desde el primer hasta el último partido (perdió antes Suiza en su debut y ganó la final con un gol de Iniesta en la prórroga) y por el camino sumó todas sus victorias (a excepción de Honduras) por la mínima. Y ahí es donde emergió la figura de David Villa. Más preocupados por defender que por atacar, con mucho pase corto pero poca verticalidad, la selección encontró en el delantero de Tuilla al jugador que marcó la diferencia. Al desatascador que permitió que la balanza se desequilibrase siempre para el lado de La Roja. La única pega que se le puede poner es que no marco en la final.

Con cinco goles en Sudáfrica, El Guaje fue el máximo goleador de la selección. Ya había sido el pichichi en la anterior Eurocopa con cuatro tantos. Tras la derrota ante Suiza (1-0), el asturiano anotó dos goles ante Honduras (2-0) y otro ante Chile (2-1). Sus actuaciones permitieron a la selección pasar como primera de grupo.