El Milan deja al Atlético en situación crítica

Agencias

DEPORTES

JUAN MEDINA

Junior castigó al final el conservadurismo de los colchoneros (0-1), que tendrán que vencer en Oporto para estar en octavos

25 nov 2021 . Actualizado a las 09:14 h.

Duro y merecido castigo para el Atlético, que pecó de conservador ante el Milan, confió más en el Liverpool que en su propio potencial y al final cayó derrotado por el gol de Junior Messias y se complica sobremanera seguir vivo en la Champions e incluso en Europa. Resulta que como el Liverpool le ganaba al Oporto, el empate era oro para los colchoneros, pero quizá por ello se echaron demasiado atrás y recibieron un golpetazo que les deja contra las cuerdas. Ahora, hasta los lombardos tienen remotas opciones y los colchoneros, aunque dependen de sí mismos, tendrán que ganar en Do Dragao al Oporto si quieren estar en octavos. Lo mejor, que en tierras lusas no cabe contemporizar y toca ganar sí o sí. Jürgen Kloop y el Cholo Simeone son enconados rivales, pero el argentino le puede estar agradecido al técnico alemán y al Liverpool. Solo gracias al triunfo de los reds, el Atlético sigue vivo. El problema se agrava porque también puede terminar colista.

Simeone salió con los once previstos, pero se guardó una sorpresa. Actuó el Atlético con defensa de cuatro, como ante Osasuna. En el Milan, no fue de la partida el luso Leao, quizá su jugador más en forma y autor del gol rossonero en San Siro. Una buena noticia para los colchoneros, que de todos modos no pudieron hincarle nunca el diente a su oponente.

Era como una final y, por ello, la primera premisa en el Atlético fue no arriesgar. La consecuencia, mucho pelotazo y muy pocas acciones trenzadas. Si De Paul, Lemar, Griezmann y Suárez no entran en juego y si Llorente, anoche lateral, no se incorpora en ataque, pésimas noticias para el equipo del Cholo. No llegó en todo el primer acto a los dominios de Tatarasanu, el gigantesco portuero rumano, pero tampoco inquietado por un Milan al que solo le servía ganar y esperar milagros. El mejor del muy táctico período inicial, Brahim Díaz. Como ocurrió en la primera vuelta, el malagueño se manejó bien entre las líneas del rival e intervino con personalidad y desparpajo. Siempre tuvo calidad y desborde, pero ha ido ganando en físico y ambición. Es menudo, pero su tren inferior es potente, no pierde el balón y suele ser frenado en falta.