Así es el hostelero chino que ha montado un emporio asturiano en España

Rubén Wang vuelca su amor por Asturias en su cadena de restauntes: La Dehesa

Rubén Wang
Rubén Wang

Redacción

Rubén Wang es un empresario chino que llegó a España con tan solo 20 años a buscarse la vida. Tres décadas después, su cadena de restaurantes La Dehesa triunfa por todo el país mezclando la gastronomía asiática con la asturiana, cultura por la que siente tanta devoción que incluso se define como un chino-asturiano.

Wang abandonó su país, su familia y sus negocios en su más tierna juventud para apostar por un futuro y una nueva vida en España. Era 1992 cuando aterrizó en Madrid, con tan solo 20 años y sin conocer la cultura ni la lengua del país. Tras adaptarse a España, se animó, cinco años después, a montar su primer restaurante en la capital. Su decisión a la hora de apostar por la hostelería fue fácil: «en España es sencillo triunfar con un restaurante por la cultura gastronómica de su gente», explica, y añade que para los asiáticos es menos costoso por su mentalidad de trabajo. ¿Y la elección de cocinar platos asturianos? Por su pasión por la tierrina. A pesar de que este empresario no ha vivido nunca en el Principado, sí lo ha visitado decenas de veces, enamorándose desde el primer momento de sus gentes y su cultura, según él mismo afirma. 

Es tal la admiración que siente que se declara chino-asturiano, «después de haber vivido 27 años en España y al haber emigrado tan joven, me considero uno más, y, sobretodo, por afinidad, me considero asturiano», admite Rubén. Reconoce que la gastronomía asturiana tiene similitudes con la asiática, sobretodo con la del sur de China, porque ambas apuestan por el producto fresco y de calidad. Esa materia prima de calidad es la que le ha llevado al éxito con su cadena de restaurantes La Dehesa, teniendo tres establecimientos en Madrid, uno en Barcelona y otro en Valencia. Este es su legado y su negocio familiar.

Producto de calidad

Su plato estrella, como no podía ser de otra manera, es el cachopo, el cual asegura que es «el mejor de todo Madrid». Elaborado con la mejor ternera rubia, relleno de un buen jamón ibérico y de queso Gamoeu, lo empana con panco para que quede bien crujiente, y aunque lo fríe para marcarlo, lo remata en el horno para que pierda el exceso de grasa y aceite. «El cachopo parece un plato fácil, pero la diferencia de la excelencia es sin duda el producto», cuenta Wang. En su menú podemos encontrar las fabes, las verdinas, que según sus palabras es el plato que más le demandan y la sidra, eso que no falte. Wang, como buen asturiano adoptivo, es un gran escancidor. «Se escanciar hasta de espaldas, cada vez que voy a Asturias o que un asturiano viene a mi restaurante se quedan alucinados», explica risueño y orgulloso.

Cachopo de La Dehesa
Cachopo de La Dehesa
Comentarios

Así es el hostelero chino que ha montado un emporio asturiano en España

Este proyecto ha sido cofinanciado por