Una voluntaria en Malawi: «Ahora no podemos parar las ayudas porque las personas que están aquí son más vulnerables»

La gijonesa Carla García trabaja con la ONG «Nación Ubuntu» donde realizan gran parte de su labor en un campo de refugiados. El país africano es uno de los seis países más pobres del mundo y ahora sufren problemas por la subida del dólar

Voluntarios del proyecto «Nación Ubuntu» en Malawi
Voluntarios del proyecto «Nación Ubuntu» en Malawi

Redacción

La gijonesa Carla García está viviendo en Malawi, con la ONG «Nación Ubuntu», donde trabaja con alrededor de 44.000 personas en un campo de refugiados. La situación con el coronavirus ha acrecentado las dificultades en los países vulnerables. Ahora, la subida del dólar dificulta la llegada de dinero desde Brasil, lugar de origen de la organización. «El dólar ha subido y esto provoca que la cantidad de dinero que nos llega sea menor», cuenta Carla García. El dinero donado está en reales (moneda de Brasil) y al pasarlo, la cantidad enviada disminuye. Es un momento delicado y la disminución de las ayudas se nota y mucho. «Ahora no podemos parar esas ayudas porque las personas que están aquí son más vulnerables», asegura la asturiana.

La situación en el país africano es bastante complicada, porque apenas tienen tests para hacer a la población. «Llevamos 40 contagios en el país, pero porque verdaderamente se han hecho en torno a 900 pruebas en todos el país», explica. Malawi es un país que cuenta con 20 millones de habitantes, y está entre los seis países más pobres del mundo. Además, la población vive una pandemia mundial en medio de un conflicto económico. «Aquí no se puede parar el virus con un confinamiento. La gente vive de salir a la calle a vender», explica la gijonesa. Viven en aldeas, si no pueden salir por un confinamiento como ocurrió en España, lo que va a pasar es que «las personas no van a morir de coronavirus, sino que morirán de hambre».

Al principio de la pandemia, la mayoría del personal sanitario de los hospitales, se puso en huelga porque no recibía los materiales y el dinero suficiente para el riesgo que estaban corriendo. Por ello, la mayoría de hospitales públicos, a los que puede acceder la población, vivieron una situación complicada que «ahora comienza a solucionarse». En el centro de refugiados, están aislando a aquellas personas que vienen de otros países porque han estado expuestos. Les dan comida y bienes para sobrevivir, pero «no pueden quedarse encerrados sin contacto porque se quedan sin cosas y necesitan salir». Aunque el problema sigue siendo el mismo: no se sabe cuánta gente está infectada por la falta de tests.

«Nosotros como ONG empezamos una campaña de talleres para hacer jabón y mascarillas para intentar donar a las personas», explica. Aunque trabajan lo más rápido y lo mejor que pueden, las cantidades que consiguen crear son muy bajas para la cantidad de necesidades que tiene que suplir. Carla García contactó con la Embajada Española en Zimbabue en busca de ayuda y permanece a la espera. « Yo entiendo que la situación es súper difícil en todo el mundo, pero es ahora cuando la situación se hace mucho más vulnerable en los países que ya eran vulnerables», cuenta la asturiana.

Cómo ayudar

Frichu Yustas ha escrito el libro «Balón Ubuntu», que trata sobre fútbol, y todo el dinero recaudado en esos libros va para el proyecto. Los libros han llegado a Gijón, un total de 30 ejemplares, y cuesta 15 euros. Para obtener alguno de esos ejemplares solo tiene que contactar con balon.ubuntu@gmail.com. Además, aún no tienen número de cuenta en España, pero cualquiera que quiera ayudar podrá donar cualquier cantidad a esta cuenta de Paypal. Carla García Urbón también ofrece su cuenta para que pueda realizarse cualquier donación: ES46 0081 5657 4600 0635 7544. Además, posee cuenta de Instagram y de Facebook donde publica gran parte de las acciones que llevan a cabo y las formas de ayudar.

«Me fui a Malawi para cambiar algo pero es el país el que me ha cambiado a mí»

Carmen Fernández
Voluntarios del proyecto «Nación Ubuntu» en Malawi
Voluntarios del proyecto «Nación Ubuntu» en Malawi

Carla García es una gijonesa que trabaja como cooperante en la escolarización de niños con el proyecto «Nación Ubuntu»

Carla García Urbón es una gijonesa de 27 años que trabaja como cooperante en el proyecto solidario «Nación Ubuntu». Una iniciativa que aporta su granito de arena para cambiar el rumbo de uno de los países más pobres del mundo. Luchan por extender un sentimiento común de amor y paz entre todas las personas sin importar el color, el lenguaje o su religión y, sobre esa filosofía, construyen escuelas para que cada día mas niños tengan acceso a la educación. Además, ha cambiado completamente la vida de la asturiana, convirtiéndose en una experiencia vital y transformando su perspectiva ante las cosas del día a día.

Seguir leyendo

Comentarios

Una voluntaria en Malawi: «Ahora no podemos parar las ayudas porque las personas que están aquí son más vulnerables»