Cómo descubrir toda la poesía del callejero de Gijón (a pie o en bici)

J. C. Gea GIJÓN

GIJÓN

Alumnos de 1º y 3º de la ESO del RIES Jovellanos propondrán a la alcaldesa una ruta turística y cultural a partir de un programa piloto que busca implicar a libreros y hosteleros

25 may 2017 . Actualizado a las 21:57 h.

Los grandes poetas no solo habitan en sus libros o en los libros de texto. Aunque no se les lea demasiado, el callejero de cualquier ciudad está cuajado de sus nombres. Se puede vivir toda una vida en calles que recuerdan a Góngora, Miguel Hernández o Ángel González sin haber leído uno de sus versos, sin saber incluso que fueron poetas. Pero la familiaridad con los nombres y las calles ya es algo. Y en ese punto de partida ha basado Natalia Cueto Vallverdú, profesora de Lengua y Literatura del RIES Jovellanos de Gijón, un proyecto didáctico piloto que se desarrolla en aulas de primer y tercer curso de la ESO, que busca también trascender los muros del instituto y llegar al resto de la ciudad y a otros centros educativos. Lo han bautizado Gijón, callejero poético, y los propios alumnos lo describen mejor que nadie como «una experiencia de aprendizaje-servicio» que busca «fomentar un Gijón literario que combine el aprendizaje con una propuesta de ocio».

Así lo explica una carta que la alcaldesa de la ciudad, Carmen Moriyón, recibirá el próximo lunes en el curso de una entrevista en la emisora de radio Onda Cero. La ha redactado Saray Trabanco Suárez, alumna de 1º F, a partir de las aportaciones de los 18 los alumnos de su clase, implicada desde hace semanas en el proyecto junto a otros tantos de 1º C y varias aulas de tercer curso de ESO. Juntos han desarrollado un proceso que por el momento se plasma en una muestra que se inaugura mañana en la sala de exposiciones del Jovellanos y que sus jóvenes autores serán los encargados de presentar a sus compañeros de otros cursos en visitas guiadas.

Mapa, verso y ruta

Partieron del mapa de la ciudad para localizar en él todas las calles con nombres de poeta. Cada alumno eligió una calle y a partir de ahí empezó la tarea. Primero, la individual: una visita documentada fotográficamente, la búsqueda de información sobre el autor o la autora, la realización de un collage y un caligrama a partir de un poema suyo; después, el trabajo de grupo, que consistió en la elaboración de varios mapas con rutas basadas en las distintas épocas poéticas: Renacimiento, Barroco, Romanticismo, Generación del 27… Además, vincularon a cada zona de la ciudad una biblioteca pública y una librería de referencia, apartado este último en el que el proyecto cuenta con la colaboración con la Asociación de Librerías de Asturias (ASLA). Todo ello se muestra en los murales confeccionados por cada equipo, eje de la exposición en la que también se incluyen, entre otros materiales, una selección de libros de poesía aportados por la biblioteca del centro y las fotos de los alumnos en sus respectivos trabajos de campo.