Gijón inicia el camino para prohibir las corridas de toros

Una asamblea ciudadana convocada por Podemos decide por amplia mayoría abrir un proceso que, de ser aprobado en el pleno municipal, culmine con la celebración de una consulta popular en abril o mayo de 2018

Un momento de la votación en la asamblea contra los toros en Gijón
Un momento de la votación en la asamblea contra los toros en Gijón

Gijón

Que Gijón sea una ciudad libre de corridas de toros está más cerca hoy que ayer. El proceso para conseguir celebrar una consulta ciudadana sobre las que tienen lugar en la ciudad en agosto ya está en marcha. Casi un centenar de personas, a titulo individual y en representación de diversos colectivos de la ciudad, participaron ayer en la asamblea que convocó el círculo animalista de Podemos en el centro municipal de El Llano para debatir y someter a votación la conveniencia de convocar esa consulta. La opinión de los presentes fue contundente: 74 votos a favor, cinco en contra y seis abstenciones. 

«Con esta convocatoria queremos ver cómo responde la ciudadanía a esta propuesta, si la consulta es viable y cuenta con el apoyo de las asociaciones animalistas y ecologistas», explicó Rodrigo Fernández, del grupo de trabajo por los animales de Podemos en Gijón. Los asistentes no solo estuvieron a favor de iniciar el proceso, sino que también pusieron sobre la mesa diversas propuestas para llevar a cabo un proceso que, según la simulación de una hoja de ruta elaborada por el círculo animalista de Podemos, podría culminar con la celebración de la consulta en abril o mayo del año que viene. 

Justo cuando el Ayuntamiento de Gijón debería decidir si se prorroga el contrato del actual promotor de la feria taurina de Begoña, que en agosto de 2017 cumplirá los de tres años de la concesión con opción de ser ampliada a otros dos más. La concejala de Xixón sí Puede (XsP), Nuria Rodríguez, explicó que el órgano que permitiría hacer la consulta ciudadana sería precisamente el pleno del Ayuntamiento de Gijón, a donde llegaría a través de una iniciativa de su grupo municipal. «Y se conseguiría celebrarla si hay suficiente presión ciudadana», aseveró.

Tradiciones de maltrato animal

Para ello, el planteamiento inicial de la asamblea, una vez que se aprobase como fue el caso la conveniencia de abrir el proceso hacia la consulta popular, era crear un grupo de trabajo diverso para llevar a cabo una campaña informativa sobre lo que supone que en Gijón se permita la celebración de corridas de toros. En septiembre, según dijo Rodríguez, debería estar lo esencial de esa campaña definido, «yendo más allá del ámbito de Gijón y Asturias aprovechando la concienciación ciudadana sobre las tradiciones en las que se maltrata a animales en España». 

Esta hoja ruta, que deberá ser en todo caso definida a partir de ahora, tiene en cuenta que los pasos que se dan desde las instituciones son largos y complejos. Por ello, los presentes en la asamblea coincidieron en considerar que éste es «el momento adecuado» para que sean los ciudadanos de Gijón quienes tomen la iniciativa para conseguir que el año que viene sea el último en el que se celebren corridas de toros en la ciudad.

También se recordó que XsP llevó al pleno del ayuntamiento de septiembre de 2015 una propuesta para que ningún espacio municipal pudiera ser utilizado para maltratar animales, que no salió adelante con la oposición de Foro, PP y Ciudadanos y la abstención del PSOE. «En aquel momento ya se puso sobre la mesa la posibilidad de hacer una consulta ciudadana sobre este tema y la propia alcaldesa, en una entrevista, se mostraba favorable», recordó Rodríguez. 

Convencer a los indecisos

En la asamblea también se puso se manifiesto que, pese a que existe un importante movimiento social antitaurino, «también es mucha la gente indecisa que está en contra del maltrato animal pero a la que no le gustan las prohibiciones». En este sentido, fueron varias las voces que abogaron por que la campaña informativa que se lleve a cabo explique muy bien el gasto municipal que supone la feria de Begoña y el dinero que se pierde por tener como principal uso las corridas de toros. Hay que recordar que, debido a problemas estructurales del coso gijonés, un edificio catalogado, ha dejado de acoger eventos masivos. Por ello, algunos asistentes propusieron que la consulta debería recoger también los usos alternativos que tiene el inmueble «para convencer a los indecisos».

«En Gijón durante muchos años no hubo toros y nunca entendí por qué volvieron a Gijón», aseguró una de las asistentes a la asamblea, en la que también se recordó que Anadel, la asociación animalista que desde 2006 organiza todos los meses de agosto una manifestación antitaurina, encargó un estudio oficial sobre la opinión de los asturianos respecto a la tauromaquia en 2009, que reveló que el 79% no estaban interesados en las corridas de toros. «El PSOE fue quien trajo los toros de vuelta a esta ciudad», recordó Nuria Rodríguez, que explicó que en la localidad madrileña de Pinto se está llevando a cabo en la actualidad una proceso similar.

Otros participantes en la asamblea plantearon la conveniencia de que la campaña informativa llegue también a los colegios («los niños se involucran mucho con el bienestar animal»), que la pregunta de la consulta sea «contundente y eficaz» y que se deje claro que, «al contrario de lo que cree mucha gente, las corridas no dejan turismo ni dinero». También hubo quién expuso los pros y los contras de este «pulso democrático» contra las corridas de toros en la única ciudad asturiana que todavía sigue celebrándolas. «Hay más antitaurinos que taurinos y la clave la tendremos en la capacidad de movilización que tengáis», dijo el diputado de Podemos en la Junta Héctor Piernavieja, que recordó que «no hay ningún cambio en las instituciones que no venga precedido por la movilización social». 

Valora este artículo

10 votos
Comentarios

Gijón inicia el camino para prohibir las corridas de toros