San Lorenzo se «inunda» de arena

La playa tiene casi 50.000 metros cuadrados de superficie más que hace dos años

La playa de San Lorenzo y el paseo del Muro, en Gijón.La playa de San Lorenzo y el paseo del Muro, en Gijón
La playa de San Lorenzo y el paseo del Muro, en Gijón

Gijón

La playa de San Lorenzo de Gijón ha ganado más de 36.000 metros cúbicos de arenas desde abril de 2015. Una cifra que también supone que ha incrementando en 48.841 metros cuadrados su superficie. Estas medidas topográficas fueron tomadas hace dos semanas, justo antes del último temporal, por técnicos del Ayuntamiento de Gijón en el marco de los estudios del comportamiento del principal arenal de la ciudad, que cuentan con el asesoramiento científico del equipo de geólogos de la Universidad de Oviedo encabezado por Germán Flor Rodríguez y Germán Flor Blanco. 

Unos estudios en los que también se realizan análisis topográficos del resto de las playas del concejo, además de la zona del puerto de El Musel, dentro del convenio entre el ayuntamiento, la Universidad de Oviedo y la Autoridad Portuaria de Gijón para estudiar posibles impactos en la costa tras la construcción del nuevo dique de El Musel. 

En todo caso, y como vienen revelando los estudios geológicos, la playa de San Lorenzo no solo se está recuperando de manera natural por el oleaje y las mareas tras la pérdida de arena de los temporales de años pasados, sino que además está ganando más arena aún y sigue creciendo como demuestran estos últimos datos, que se suman a los 16.800 metros cuadrados de superficie que ya se habían ganado entre 2013 y 2015. Es decir, que de momento, y salvo que tenga lugar un temporal que provoque de nuevo una nueva pérdida de arena como la de antaño, no es ni mucho menos necesario intervenir en la playa.

Intervenciones en 2014 y 2016

Desde 2013 sí había sido necesario en varias ocasiones para retirar el sedimento que se había depositado, debido a los temporales, en la zona del puente del Piles, que dificultaba el normal transcurrir del río. Durante los veranos de 2014 y 2016, de hecho, se realizaron operaciones de trasvase de arena intermareal al Tostadero. En 2016, se realizó un vertido sencillo de una capa de arena de entre 40 y 60 centímetros para cubrir las piedras que habían quedado destapadas, debido al propio comportamiento del río Piles, en la zona más próxima a su desembocadura. 

Los anteriores datos topográficos, que datan precisamente de 2015, ya decían que la playa había ganado 16.800 metros cuadrados de superficie respecto a 2013, año en el que se registraban fuertes temporales en el mes de junio que volvían a repetirse con intensidad en 2014.

Se toma como referencia 2013 porque los fuertes temporales de 2014, que tenían lugar en febrero y marzo, causaban daños en el muro de San Lorenzo, pero en realidad no afectaron a la playa arenosa, que no ha dejado de ganar sedimento desde entonces. 

En la actualidad, se están analizando nuevas muestras de arena recogidas a finales del año pasado en la bahía gijonesa y en Villaviciosa que, de ser compatibles con la de San Lorenzo, facilitarían este tipo de rellenos en caso de ser necesarios en un futuro.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

San Lorenzo se «inunda» de arena