La respuesta del Ceares ante la agresión de los ultras durante su fiesta

El club agradece el apoyo recibido y resalta que es «preocupante» que la violencia se esté convirtiendo en «lo habitual» en Gijón

Club Ceares
Club Ceares

Redacción

Los acontecimientos violentos que protagonizaron una fiesta del Club Ceares este fin de semana en un bar de Cimadevilla han despertado toda clase de reacciones de repulsa ante la violencia indiscriminada, en especial, de colectivos cuyo principal fin es ejercerla por divertimento. Esta misma mañana la Policía Nacional de Gijón ha detenido a miembro del grupo Ultra Boys, los seguidores radicales del Sporting de Gijón, por la agresión, y el Ceares ha querido mostrar su apoyo «a todas las personas presentes que tuvieron que sufrir una situación tan angustiosa».

El club recoge cómo, en un momento distendido y de celebración, «una decena de personas encapuchadas y armadas con barras irrumpieron en el local». En ese momento estaba lleno y, sin pensarlo, agredieron a los allí presentes dejando varios heridos, uno de los cuales tuvo que recibir atención médica por un corte en la cabeza, recibiendo el alta esa misma noche. 

;
Asalto ultra a un bar de Gijón Un grupo de encapuchados fascistas agredió a la clientela de un local en Cimadevilla

El ceares se siente «enormemente agradecido» por la marea de apoyos que han recibido por parte de otros clubes de fútbol, peñas, instituciones, asociaciones, «y personas en general», señalan. Asimismo, ponen sobre la mesa su gran preocupación por «volver a ser el objetivo de estos grupos violentos vinculados a ideas neonazis», así como tristeza por que en Gijón estas escenas llenas de violencia se estén convirtiendo «en lo habitual». Si bien, confían en que, dada la gravedad de la situación vivida, «sea un punto de inflexión en esta dinámica».

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

La respuesta del Ceares ante la agresión de los ultras durante su fiesta