El enfoque «sistemático» sobre la violencia ultra en Gijón gana fuerza

La Junta Local aprueba la propuesta de XsP para elaborar un informe en profundidad sobre los casos de los últimos años y el Sporting asume y busca viabilidad a las peticiones del Observatorio contra la Violencia

Reunión de la Junta Local de Seguridad en Gijón
Reunión de la Junta Local de Seguridad en Gijón

Gijón

El enfoque «sistemático» sobre los casos de violencia ultra de los últimos años en Gijón empieza a coger fuerza en las instituciones. El sector de la sociedad gijonesa que, más allá de las últimas detenciones, cree que los ataques van más allá de lo episódico y exige un diagnóstico en profundidad y medidas de largo recorrido -en particular, por lo que toca a violentos infiltrados en el entorno del sportinguismo- remató ayer una semana de buenas noticias para sus pretensiones.

La Junta Local de Seguridad reunida en el ayuntamiento bajo la presidencia del delegado del Gobierno y exconcejal del PP gijonés Mariano Marín, respaldaba ayer sin fisuras la propuesta de Xixón Sí Puede para la elaboración de un informe policial que analice y determine los orígenes, las estructuras y el funcionamiento de las personas y grupos que han originado los incidentes de los últimos meses; el último de ellos, el ataque a un pub de Cimadevilla que se saldó con siete detenidos. A esa decisión se sumaba, un día antes, la de la directiva del club rojiblanco de asumir los cinco puntos propuestos por el Observatorio contra la Violencia y de buscar la forma de aplicarlos. Algo que, según confirmaba el propio delegado del Gobierno antes de la Junta, podría suceder «en dos o tres semanas», si se salvan los escollos jurídicos que advierte el Sporting.

Al término de la Junta, la satisfacción era evidente desde los dos flancos que más han presionado para evitar que los sucesos relacionados con las agresiones ultras sean tratados como episodios aislados y se los considere como manifestación de una violencia «sistemática». Mario Suárez del Fueyo, portavoz de Xixón Sí Puede, reiteraba sus expectativas en que el informe «permita actuar con más eficacia» a partir de los datos que presente.  «La cronología es clara y muestra que hay una constante de episodios violentos. Es hora de poner todos los medios para que la violencia vinculada al deporte no tenga cabida ni en nuestras calles ni en los espacios donde deben fomentarse los mejores valores del deporte en vez de acoger expresiones de odio y violencia», inisistía Suárez del Fueyo.

Unidad de acción social e institucional

Del mismo modo, Adrián Arias, presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos (FAV) y uno de los principales impulsores del Observatorio contra la Violencia, estimaba «positiva» una Junta que, a su juicio, ha mostrado la «unidad de acción social e institucional contra los episodios de violencia». De entrada, la entidad vecinal ya había recibido con satisfacción su petición de estar presente en la Junta, a la que inicialmente no se les había convocado. Ahora, además, han visto como se daba lo que Arias pondera como «un gran paso adelante» el acuerdo para solicitar el informe «detallado de la estructura, implantación y realidad de los grupos violentos en nuestra ciudad vinculados a Ultra Boys» para «atajar las acciones de los grupos ultras que han tenido lugar en la ciudad en los últimos meses».

Desde la entidad vecinal se quiere transmitir la unidad de acción detectada en la Junta Local de Seguridad al resto de la ciudad. «Animo a la sociedad civil gijonesa a continuar sumándose al trabajo del Observatorio contra la Violencia», añade Adrián Arias. La recién constituida plataforma integra ya una treintena de entidades, entre ellas las peñas sportinguistas, y recibía además la confirmación el pasado jueves de que el propio club hacía suyo el listado de cinco peticiones emitido como primera iniciativa del Observatorio, en cuyas próximas reuniones participará. «El Sporting no puede perder ni un instante más en posicionarse de manera clara contra los violentos y dar muestras y compromisos claros de que va a impulsar todo un paquete de medidas para eliminar la lacra ultra que está siendo vinculada al nombre del club», remacha el presidente vecinal.

Mientras llegan esas reuniones, el Observatorio encara en las próximas fechas tareas de coordinación y organización interna que se plasmarán, entre otras medidas, en la apertura de una web.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

El enfoque «sistemático» sobre la violencia ultra en Gijón gana fuerza