Pérez pone su portavocía del grupo municipal a disposición de un PSOE «roto» ante la moción de censura

La propuesta de IU reaviva las tensiones en la asamblea de la Agrupación local gijonesa, mientras Suárez del Fueyo dice que la XsP e IU deben hacer valer su mayoría en confluencia para la candidatura a la alcaldía

José María Pérez, en la Plaza Mayor de Gijón
José María Pérez, en la Plaza Mayor de Gijón

Gijón

La posible moción de censura de los tres partidos de la izquierda gijonesa contra el gobierno de Carmen Moriyón ha caido como una bomba en el seno del PSOE gijonés y ha reavivado las tensiones en la mayor agrupación socialista de Asturias. El portavoz en el grupo municipal, José María Pérez, puso ayer a disposición de la Ejecutiva local su cargo como consecuencia de las fuertes «discrepancias» que ayer se evidenciaron en el curso de una Asamblea Ordinaria en la que la moción se convirtió en el tema central, a pesar de no estar en el orden del día por haber sido convocada antes de la propuesta de IU. Gestos contrariados y crispados y comentarios sobre «un PSOE roto» se dejaron escuchar al final de una asamblea que se prolongó durante más de tres horas y en la que algunas intervenciones pusieron en cuestión la idoneidad de Pérez para acceder a la alcaldía mediante la moción. Por el momento, el secretario general de los socialistas gijoneses, Iván Fernández Ardura, guarda silencio mientras se espera la convocatoria de una Ejecutiva extraordiaria para hoy mismo.

El debate de fondo no solo tiene que ver con las posibles estrategias de cara a una negociación con XsP e IU, sino que apunta a fracturas relacionadas con los recientes procesos de primarias que el propio Fernández Ardura daba por restañadas en una reciente entrevista con La Voz de Asturias. Un hipotético acceso a la alcaldía de José María Pérez -representante del sector oficialista derrotado en las pasadas primarias a los órganos de gobierno de la Agrupación- podría alterar sustancialmente la agenda de cara a las primarias que el próximo otoño, previsiblemente, deberían definir la candidatura socialista a las municipales de 2019, o incluso suprimir ese proceso. El Artículo 226 del Reglamento que desarrolla los Estatutos Federales del PSOE señala que «en aquellos supuestos en los que las instituciones (…) estén gobernadas por el PSOE y quien ejerza la Presidencia o Alcaldía sea socialista y opte a la reelección, solo se procederá a la celebración de elecciones primarias» en el caso de que lo solicite «más del 50% por ciento de la militancia del ámbito municipal correspondiente».

La cuestión de las mayorías

Estas sacudidas en el PSOE gijonés son, por el momento, el efecto más visible de los escollos y tensiones que empieza a mostrar la propuesta relanzada por el portavoz de IU, Aurelio Martín, el pasado lunes. Aunque PSOE, XsP e IU, los tres partidos que deberían encontrar un entendimiento hasta ahora imposible para sacarla adelante, daban el martes por postergado hasta el último tramo de una posible negociación la cuestión de los nombres, Xixón Sí Puede dejaba ayer claro que sí será clave la cuestión de las mayorías. Mientras que Iván Fernández Ardura, matizaba sus palabras del martes sobre el particular y anunciaba que no habrá «líneas rojas» en el arranque de las conversaciones, su homólogo en la formación morada, Mario Suárez del Fueyo, advertía de que cualquier suma habrá de entenderse «en el marco de la confluencia entre IU-Equo-Podemos». Es decir, entre los 6+2 concejales que suman XsP e IU, respectivamente, frente a los 7 del PSOE. Aun así, Suárez del Fueyo aseguró que no quiere «colapsar» el proceso por la cuestión del candidato.

Comentarios

Pérez pone su portavocía del grupo municipal a disposición de un PSOE «roto» ante la moción de censura