Multan a un ciclista por circular con su perro por el carril bici

Raffa Fernández volvía de la bicimanifestación por el Medio Ambiente, a través del parque de Moreda, cuando fue multado por «no estar atento» a la conducción al llevar al animal con correa

Ala derecha Raffa Fernández y su perra Neska durante la bicimanifestación de Gijón
Ala derecha Raffa Fernández y su perra Neska durante la bicimanifestación de Gijón

Redacción

Raffa Fernández lleva 11 años paseando a su perra Neska en bicicleta sin problema alguno, pero ya ha recibido dos multas por hacerlo por Gijón. La última la recibía el pasado sábado cuando circulaba con Neska por el carril bici del parque de Moreda, tras haber participado como miembro de Asturies ConBici en la cabeza de la la bicimanifestación que se celebraba con motivo del Día del Medio Ambiente. El importe de la sanción impuesta por la Policía Local de Gijón son 90 euros y, los motivos aducidos en la multa, se resumen en que no iba atento a la conducción por circular llevando a su perra con una correa. 

 Raffa Fernández y su perra Neska, en bicicleta
Raffa Fernández y su perra Neska, en bicicleta

Fernández explica que los hechos tuvieron lugar a la vuelta de la manifestación que partió de la plaza del Marqués y finalizó en el parque del Lauredal. «Cuando íbamos por el carril-bici del parque de Moreda, desde lejos un policía me reconoció y se metió en moto por el parque para ponerme una denuncia basada en mentiras», sostiene. La multa, en este sentido, recoge que los motivos de la denuncia son «conducir sin mantener la propia libertad de movimientos, campo de visión y atención permanente a la conducción» y que «circula en bicicleta sujetando al perro».

Fernández, que dice que cuando le preguntó al agente que por qué le multaba este le respondió con los anteriores argumentos tras realizar una llamada, afirma que «en ningún momento dejé de mantener la libertad de movimientos; ni en ese momento ni en el resto del día al frente de la manifestación que acababa de celebrarse ni en los 11 años en los que lo vengo haciendo a diario por mi ciudad». Asimismo, tiene claro que su campo de visión estaba despejado, «iba perfectamente atento a todo, pues por un parque circulo despacio ya que hay que dar prioridad a las personas paseantes y niñas o niños que juegan, y mi perra va sujeta a mi cintura con una correa de adiestramiento». Es decir, que Fernández no llevaba la correa con la mano, sino que iba alrededor de su cintura.

Recurrirá a la vía contencioso-administrativa

E insiste: «Llevo circulando 11 años con ella por Gijón y viajando con ella por toda España sin un solo incidente ni una sola llamada de atención por ninguna otra autoridad que nuestra peculiar policía local». En 2015, la multa se la habían puesto también por circular en bicicleta con Neska por la carretera sin llevarla en el vehículo habilitado (sic) y también en el marco de una manifestación ciclista. En aquella ocasión decidió no recurrir, pero ahora sí tiene claro que acudirá a la vía contencioso-administrativa porque «no hay nada en el Código de Circulación que prohíba expresamente circular con perros en bicicleta. Es más es algo recomendado y practicado en toda Europa. De ahí las mentiras que tienen que poner en las denuncias».

Esta denuncia llega, además, tras la polémica generada por la negativa inicial de la Policía Local a regular el tráfico durante la bicimanifestación que, con motivo del Día del Medio Ambiente, fue organizada por la Plataforma Contra la Contaminación de Xixón, la Federación de Asociaciones de Vecinos (FAV), Asturies ConBici, 30 Días en Bici y La Biciclante. «Durante dos semanas hemos tenido que trabajar para hacer entender a la Policía Local que no podía poner obstáculos ni condiciones a la libertad de manifestación y que era su obligación informar si había algún inconveniente en el itinerario y regular el tráfico al paso de la manifestación», recuerda Fernández, que explica que se remitió un escrito a Delegación de Gobierno y a la Alcaldía de Gijón explicando que esa situación vulneraba un derecho constitucional.  

Trabas a bicimanifestaciones desde hace dos años

Al final, la marcha ciclista estuvo encabezada por un furgón de la Policía Nacional y el tráfico estuvo regulado «de forma impecable» por agentes de la Policía Local de Gijón. «Íbamos incluso a enviarles una carta de felicitación», dice Fernández, que lamenta que se «guardaran la represalia para la vuelta a casa» después de «habernos dejado circular en la manifestación con remolques de niño, con perros, patines…»

Fernández, que no es el único ciclista que ha sido multado en Gijón en los últimos meses por pasear a su perro, dice no entender la actitud de la Policía Local como entidad con respecto al cambio hacia una movilidad más sostenible, segura y centrada a la personas. «Parece que es algo que les ofende y tratan de frenar a toda costa pese a que en todas partes es ya un clamor arrollador». En su caso en concreto, lleva 12 años participando y organizando bicimanifestaciones en Gijón y considera que, en los dos últimos años, «se vienen poniendo trabas a lo que veníamos haciendo de forma correcta y sin problema alguno». 

A vueltas con los remolques de bici para niños

Fernández, que es miembro de la junta directiva de ConBici en representación de Asturias conBici, también forma parte de la Permanente del Foro de la Movilidad que recientemente daba el visto bueno al futuro Plan de Movilidad que «es el principio de ese cambio de modelo de ciudad pensando en el coche a uno pensando en la convivencia y la seguridad de las personas». Y, en vista de los problemas que en estos últimos tiempos están teniendo los ciclistas que pasean a sus perros o que utilizan remolques para niños (en uno y otro caso con accesorios de bicicleta que se venden en las tiendas) en la ciudad, considera que la nueva ordenanza municipal de movilidad en la que también se está trabajando, y de cuyo grupo de trabajo también forma parte, tendrá que regular estas anómalas situaciones. 

«La normativa española no habla de que no puedan ir personas en remolques, sino que se refiere a que no pueden ir personas en remolques de vehículos de motor. Los remolques para bicicletas no existían cuando se hizo esa antigua normativa que muy pronto se modificará a nivel nacional», indica, en referencia al documento que los técnicos de la Dirección General de Tráfico (DGT) ya tienen finalizado a la espera del visto bueno del nuevo Gobierno. En todo caso, recuerda que en el resto de España «hay total permisividad al respecto» y, de hecho, los turistas europeos que viajan con bicicletas utilizan estos remolques homologados en toda la Unión Europea

Lo mismo sucede con los perros, sin pasar por alto que encima Gijón es la ciduad de España con más densidad de canes por habitante: «Tiene que ser posible moverse por la ciudad sin necesidad de usar un vehículo a motor. Nuestras mascotas deben poder ir con nosotros en nuestras bicicletas y en el transporte público urbano», añade, recordando que en los últimos presupuestos participativos una de las propuestas más votadas fue habilitar espacios en el bus urbano para las mascotas. 

Valora este artículo

16 votos
Comentarios

Multan a un ciclista por circular con su perro por el carril bici