La limpieza de registros, conducciones y ríos: una tarea en entredicho

La gestión del mantenimiento y vigilancia de estos puntos cruciales durante las crecidas concentra críticas y enfrenta a Ayuntamiento y Confederación Hidrográfica

Inundaciones en La Calzada
Inundaciones en La Calzada

Gijón

En Gijón llueve. Y con cierta frecuencia, lo hace con abundancia. Pero hasta ahora ninguno de los episodios de fuertes precipitaciones había pintado la bahía de marrón con la extensión y la intensidad de los días pasados. Por otra parte, la «excepcionalidad» de las lluvias de finales de mayo y principios de junio invocada por la alcaldesa como la causa última de lo sucedido fue desmentida la pasada semana por el delegado en Asturias de la Agencia Estatal de Meteorología, que no considera de excepción la lluvia caída en los días de mayor intensidad, cuando los vertidos hicieron su aparición. Incluso en episodios mucho más intensos, como las inundaciones de junio y septiembre de 2010 -hasta 75 litros por metro cuadrado en una hora- respetaron la playa.

Un factor importante, al que apuntan quienes conocen bien la dinámica del tratamiento de aguas en Gijón, es el de la limpieza de las conducciones y registros, cuya obstrucción convirtió, por ejemplo, durante las tormentas de septiembre de 2010 la Puerta de la Villa en una laguna, Su mantenimiento es imprescindible para evitar el arrastre de materiales que pueden acabar, como en las pasadas fechas, flotando en San Lorenzo o dispersos por la arena. En la época socialista, del mantenimiento de los registros se ocupaban dos contratas; bajo Foro, y en nombre de la austeridad presupuestaria, las realizan exclusivamente operarios de la EMA, incluso oficiales destinados, en principio, a trabajos más especializados.

Es un cometido que también desempeñaba en su momento la Sección Medioambiental de Voluntarios Auxiliares en Emergencias y Medio Ambiente (Vaema) antes de que el pasado año Foro decidiera rescindir el convenio con la entidad y asumir el servicio de Protección Civil. Fuentes próximas al voluntariado consideran que desde entonces se ha descuidado esa tarea y otra que también desempeñaba la rama medioambiental del servicio: la vigilancia de incidencias y vertidos, y ocasionalmente la colaboración en la limpieza de las riberas y cauces de los ríos y arroyos del concejo, entre ellos los que mayor caudal extra aportan durante las crecidas, Piles, Llantones o Peñafrancia.

Esta última tarea, en principio es competencia de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, que sin embargo ha mantenido un rifirrafe con el ayuntamiento, y con la alcaldesa en persona como encargada del área medioambiental,  a cuenta de la dejación de responsabilidades por parte de la Confederación en la limpieza de los cauces del concejo. Ese cometido contaba en su momento con el refuerzo de los efectivos municipales que limpiaban y mantenían las sendas del Arco Ambiental, una parte de ellos adscritos al desaparecido programa de empleo Plan Piles.

Aquellas aguas, estos lodos: el (incompleto) saneamiento de Gijón

J. C. G.
Mapa de la red de saneamiento en Gijón
Mapa de la red de saneamiento en Gijón

Un mapa de los proyectos que fueron ya proyectados bajo mandato socialista y que siguen sin rematar siete años después de la llegada de Foro a la alcaldía

Cuando la inesperada victoria de Foro Asturias desalojó al PSOE de la alcaldía después de 28 años al frente de la administración local, en los cajones de la Empresa Municipal de Aguas (EMA) estaban ya los proyectos que perfilaban lo que tendría que haber sido el sistema de saneamiento de la ciudad en los años venideros. Pero el mapa que idealmente debería haber completado la base de la red -el Plan Integral de 1991- sigue sin rematar en varias de sus piezas esenciales siete años después. La crisis de los vertidos en la playa de San Lorenzo que tanta alarma ha causado en la ciudadanía y cuyas aguas políticas no se han aquietado, ni mucho menos, todavía ha sido la manifestación más contundente de esas carencias a pesar de que, en lo sustancial, todo estaba previsto en 2011. ¿Qué red se dibujaba entonces y cómo debería ser hace ya tiempo el saneamiento completo en Gijón? ¿Qué falta para evitar episodios como el de los últimos días y otros inconvenientes, como las inundaciones periódicas en algunos puntos de la ciudad?

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La limpieza de registros, conducciones y ríos: una tarea en entredicho