La familia de la mujer desaparecida: «Nos tememos lo peor»

La hija de María Josefa Carnerero pide la colaboración ciudadana para sumarse a las labores de búsqueda

María Josefa Carnerero desapareció el pasado sábado
María Josefa Carnerero desapareció el pasado sábado

Redacción

«Nos tememos lo peor. Estamos destrozados y por eso necesitamos toda la ayuda posible para tratar de encontrar a mi madre cuanto antes», asegura Jenny Álvarez Carnerero, hija de María Josefa Carnerero López, conocida como «Mari», cuya localización figura en la lista de prioridades de los agentes de la Policía Nacional de Gijón.

María Josefa Carnerero fue vista por última vez en la tarde del pasado sábado, día 7, cuando explicó a su familia que iba «a comprar tabaco y helados». Al poco tiempo regresó a su domicilio, en el barrio de Contrueces, en Gijón, pero volvió a salir de la vivienda al sostener que «se le habían olvidado los helados» y ya no regresó.

Sin móvil y con medicamentos

Su marido y su hija comenzaron a preocuparse al comprobar que «Mari» había dejado su teléfono móvil en casa y faltaban medicamentos. Inmediatamente pusieron una denuncia en la Comisaría de Policía e iniciaron su búsqueda por la zona de Contrueces, Montevil y el parque de los Pericones.

«Hemos buscado desde el sábado cualquier pista de mi madre, pero todavía no la hemos encontrado y estamos angustiados. Nos ponemos en lo peor», explica su hija Jenny, que ha contactado con la asociación SOS Desaparecidos y ha distribuido carteles con la fotografía de su madre y su descripción.

La familia ha empezado a recoger los testimonios de algunas personas que aseguran haberla visto caminando sola, sobre las 16 horas del pasado sábado, poco después de haber abandonado su domicilio, «como desorientada» con dos bolsas en la mano, en las inmediaciones del colegio Noega y Piñole, en dirección a la carretera de Pola de Siero, cerca de los campos de El Codema.

«Mi madre está medicada. Ha estado a tratamiento por una fuerte depresión. Hace un mes le dieron el alta porque decían los médicos que estaba en buenas condiciones y ahora nos encontramos con esto. No sé en qué pautas se basan para decir que estaba bien y que ahora no aparezca», se queja su hija.

En busca de pistas

La Policía ha incluido su caso dentro de sus prioridades y mantiene abierto un operativo de búsqueda para tratar de localizarla en el menor tiempo posible, según confirmaron fuentes policiales.

La familia de María Josefa Carnerero confía en que alguna persona haya podido ver su estado y la haya llevado a algún hospital. «No sabemos dónde puede estar. Tenemos miedo a que haga cualquier cosa y por eso cualquier pista que nos ofrezcan es muy importante», sostiene Jenny Álvarez.

Aunque inicialmente la familia creyó que en el momento de su desaparición «Mari» vestía un pantalón pitillo, de color rosa, camiseta rosa y leopardo; los testigos que han asegurado haberla reconocido han comentado que llevaba una camiseta blanca y unos «leggins» negros.

La asociación SOS Desaparecidos ha puesto a disposición de los ciudadanos los teléfonos 642650775 y 649952957, mientras que la familia ha facilitado el teléfono 600696182 para cualquier pista que pueda conducir hasta su paradero.

La hija de María Josefa Carnerero, Jenny, ha hecho un llamamiento a través de las redes sociales para que se comparta su fotografía y así intentar localizar, cuanto antes, a su madre, ante el paso de las horas sin tener noticia alguna sobre ella. «Iba con medicamentos y nos han confirmado que le han vendido alcohol, así que esperamos que podamos encontrarla muy pronto», comenta, con angustia, su hija.

Valora este artículo

6 votos
Comentarios

La familia de la mujer desaparecida: «Nos tememos lo peor»