La Autopista del Mar, «para finales de 2020 o principios de 2021», anticipa El Musel

La Voz GIJÓN

GIJÓN

Puesta en marcha de la autopista del mar en el 2015
Puesta en marcha de la autopista del mar en el 2015 XOÁN CARLOS GIL

La UE califica como «excelente» el proyecto para financiar la reapertura de la línea. El Musel y Puertos del Estado admiten tras una reunión en Gijón que la descarbonización afectara a los tráficos

30 dic 2018 . Actualizado a las 12:13 h.

La Autopista del Mar entre los puertos de El Musel y Nantes entrará de nuevo en servicio a finales de 2020 o principios de 2021. En ello confía, al menos, la Autoridad Portuaria de Gijón,  cuyo presidente, Laureano Lourido ha revelado hoy que el proyecto presentado para obtener financiación europea destinada a la reapertura de la línea ha obtenido la callificación de «excelente» por parte de las autoridades comunitarias. El protocolo que compromete a todas las partes implicadas en la reapertura de la línea ha sido ya suscrito por todas ellas, incluyendo la naviera Baleària, ha asegurado también Lourido tras una reunión mantenida en las instalaciones portuarias con el consejero de Infraestructuras, Fernando Lastra, y Ornella Chacón, presidenta de Puertos del Estado. Chachón ha confirmado, por su parte, que su departamento está defendiendo «con uñas y dientes» y trabajando «muy duro» por la recuperación de la línea suspendida en 2014, informa Europa Press.

El puerto tiene ya los terrenos necesarios y que el ferry que cubrirá la línea, impulsado por gas, entrará en el astillero a finales de 2019 y no estará concluido hasta el verano del año siguiente, según las previsiones de Lourido. El paso siguiente será instalar una regasinera y un dispositivo para que pueda recibir carga a la vez. De ahí las fechas estimadas a finales de 2020 o principios de 2021 para que su puesta en marcha.

Por otro lado, respecto a los efectos de la descarbonización en la terminal portuaria gijonesa, Ornella Chacón ha reconocido que puede producirse un descenso de los tráficos, aunque ha señalado que los puertos «están acostumbrados a diversificar» su actividad. A este respecto, «La situación nos preocupa», ha apuntado Laureano Lourido, pero ha rechazado cualquier visión «caótica» y «apocalíptica» de este asunto, que está «perfectamente» estudiado en las previsiones contables de la Autoridad Portuaria. Su presidente confía en la capacidad de diversificación del puerto en una econmía «bastante cambiante», sostiene que la pérdida de 2 millones de toneladas anuales de tráfico de carbón se verá compensada por la entrada, en una magnitud similar, de gas procedente de la regasificadora y por nuevos tráficos, según el máximo responsable de El Musel.