«Por favor, no rodar en el circuito, si lo usas ahora se estropea»

Los vecinos del Polígono piden al ayuntamiento mayor protección en las obras de las pistas de pump track: «Casi todos los días entra gente e incluso hay marcas de rodadas que han obligado a retocar la instalación»

Los vecinos piden que no se utilice el circuito de pump track mientras siga en obras
Los vecinos piden que no se utilice el circuito de pump track mientras siga en obras

Gijon

«Por favor, no rodar en el cicuito». «Si lo usas ahora, se estropea». Dos carteles colocados en la valla de las obras del circuito de pump track que se está construyendo en el Polígono de Pumarín, en la parcela conocida como El Campillo entre la avenida del Príncipe de Asturias y la calle Puerto de Vegarada, que sigue encontrándose obstáculos en el camino de convertirse en una de las mejores pistas de bici extrema de España. «El vallado de las obras no garantiza que no se pueda acceder a ellas y está entrando gente. Incluso hay marcas de rodadas que han obligado a retocar la instalación», explica el presidente de la asociación de vecinos del Polígono de Pumarín, Manuel Cañete, que recuerda que las obras tenían un plazo de dos meses que ya se ha superado.

«Apareció alguna falla en el terreno y estamos esperando a que lo solucionen, pero nos preocupa sobre todo que no haya una protección suficiente para evitar que entren personas ajenas a las obras», indica Cañete, que ha pedido al ayuntamiento que establezca algún tipo de seguridad que permita que las obras continúen su ritmo sin que el circuito, que ya ha sido asfaltado, sea utilizado mientras tanto. «Todos los días, cuando acaban el trabajo de la jornada, va alguien por la tarde. El otro día incluso había un padre con su hijo en monopatín, otro día debieron entrar con una moto. Hay botellas dentro, algunos quedan de fin de semana y en alguna ocasión les hemos llamado la atención, pero ya nos hemos cansado», dice.

Un padre y su hijo utilizan el circuito, aún en obras
Un padre y su hijo utilizan el circuito, aún en obras

El circuito de pump track es un proyecto, además, muy esperado en el barrio y por los especialistas de pump track de la ciudad que presentaban un primer proyecto para la zona ya en 2007. «Con seis de ellos hicimos una comisión de trabajo para presentar una propuesta hace dos años al consejo de distritos y ahora están colocando de una manera continua, haciendo un seguimiento puntual de la obra con la empresa y eso está funcionando muy bien», dice Cañete, que explica que uno de los siguientes pasos en la obra es el recubrimiento de las pistas con una capa de slurry, un material que aporta dureza y facilidad de desplazamiento, «y no se puede tocar en 48 horas, con lo que si no se garantiza que nadie entre nos tememos que acabaremos con un circuito deteriorado».

Aparte de pedir al ayuntamiento una solución para este problema, pide también paciencia a los usuarios del futuro circuito, que en una segunda fase de las obras contaría también con una barrera vegetal que lo separe de la avenida del Príncipe de Asturias. «También esperamos que, aunque sea de manera provisional, se instale iluminación para que pueda ser utilizado por las tardes y que el resto de la parcela se acondicione porque no tiene sentido que haya un circuito y el resto sea un barrizal», indica, considerando también que confía en que se instalen asimismo unos carteles que expliquen las normas de uso del circuito, que tendrá una superficie de rodadura de unos 600 metros cuadrados. Los circuitos de pump track permiten a los bikers, con bicicleta de montaña o BMX, desarrollar sus habilidades sin pedalear, puesto que con la ayuda de las rampas y obstáculos consiguen el impulso necesario para realizar los recorridos.

Valora este artículo

6 votos
Comentarios

«Por favor, no rodar en el circuito, si lo usas ahora se estropea»