Las derechas se reservan hasta el final sus cartas en el póker por la alcaldía

J. C. Gea GIJÓN

GIJÓN

El PP local mira hacia Génova tras la polémica del «cásting», Foro espera a decidirse entre Muñiz y Aparicio, Ciudadanos no tendrá lista hasta mediados de marzo y VOX mantiene hermetismo absoluto sobre su candidatura

17 feb 2019 . Actualizado a las 09:14 h.

La izquierda local ya ha mostrado sus cartas de cara a la partida que, más que concluir, empieza el próximo 26 de mayo. De la raya del centro hacia esa parte de la mesa, todas las sillas de los partidos con representación en la actual Corporación gijonesa están ya ocupadas. Las primarias en PSOE, Podemos Xixón e IU han colocado al frente de las candidaturas de las tres formaciones a Ana González, Yolanda Huergo y Aurelio Martín, respectivamente; y -una vez rebasado el discurso de campaña del «salir a ganar la mayoría absoluta» y del «mejor resultado posible»- a ellos les corresponderá en su caso, más que probable, jugar una misma baza y sumar un trío que se reveló imposible en el último mandato, pero que esta vez parece inevitable. Será necesario para oponer al también más que probable trío que se cuece al otro lado de la mesa; el que queda más allá del centro y hacia la derecha: una jugada que aún no tiene jugadores con nombres y apellidos porque las sillas siguen vacías. Y eso sin saber tampoco todavía si hará falta añadir al menos asientos para dos jugadores más a una y otra parte del tablero tras el 27-M, y si alguno de los tríos en ciernes -o ambos- tendrán la posibilidad de subir a póker en la mano decisiva para ganar una alcaldía más incierta que nunca en los 40 años de democracia municipal en Gijón.

Por el momento, en las tres posiciones de ese hemisferio derecho que se dan por seguras -las de Foro Asturias, el PP y Ciudadanos- solo está clara una probabilidad al cincuenta por ciento. El viernes arrancaba oficialmente la campaña para las primarias foristas con las candidaturas del exdirector de la Feria de Muestras, Álvaro Muñiz, y el actual concejal de Seguridad Ciudadana, Esteban Aparicio. De salida, Muñiz parece mejor colocado, con la unción de la aún alcaldesa, presidenta del partido y candidata al Principado, Carmen Moriyón, y el respaldo del equipo municipal de Gobierno con la excepción del concejal Manuel Arrieta. El exfactótum de la FIDMA ha salido además con ganas, parece sentirse muy a su gusto en su salto a la política y cuenta con la ventaja -aunque esa pueda ser arma de doble filo- de ser con mucho el más conocido en la ciudad de los contendientes que por el momento darán la cara en campaña. Aunque sea, como gusta de repetir él mismo, para que se «la partan».

Aparicio, por su parte, lanzaba en la presentación de su candidatura un lema -«fuerza y experiencia»- e invocaba al «espíritu de 2011», el año en el que Foro llegó por sorpresa a la alcaldía sin saber todavía hasta qué punto ese 'espíritu' tendría que condescender a la 'materia' de una política de consensos que se intensificó en el segundo mandato de una Moriyón sin mayoría y que encontró no pocas veces un apoyo a la izquierda en Xixón Sí Puede. Frente a ese pragmatismo, el locuaz y a menudo polémico Aparicio preconiza una suerte de 'regeneracionismo' forista hacia «principios» que, aseguró, no ponen 'líneas rojas' «más allá de los principios y los valores» de Foro y que ahora quieren mirar «más fácilmente hacia toda la derecha». No mentó a Vox, algo que sí hizo en la presentación de su programa Álvaro Muñiz para adelantar que tampoco hay vetos de entrada siempre que no se rebasen cuestiones de principio.