La carta con la que una MIR replica a las críticas por el alta a un paciente octogenario

La Voz

GIJÓN

Hospital de Cabueñes
Hospital de Cabueñes

Responde a los reproches del hijo de un usuario que acusó de «trato inhumano e imprudente» a otra residente, que trató a su padre en el Servicio de Urgencias de Cabueñes

26 feb 2019 . Actualizado a las 17:34 h.

«Hace unos días un usuario criticó duramente en este periódico la forma de actuar de una médica residente. Puedo entender su pataleta iracunda inicial. A todos nos ha dado pena la situación que describe que vivió su padre, aunque me temo que puede que la situación haya sido diferente». Así comienza la carta en la que Sara Yebra Delgado, una Médico Interna Residente (MIR) que realizó buena parte de su residencia en el Servicio de Urgencias de Cabueñes -a otra de cuyas MIR iban dirigida las críticas- replica a las quejas expresadas la pasada semana por el trato que su padre, un octogenario, recibió en ese servicio. Yebra admite que «a nadie le gusta enterarse de que un familiar ha tenido que pasar por una situación similar», pero a incluso desde ese supuesto dice ver «injustas» y «poco constructivas» las críticas del hijo del usuario. Y así prosigue su respuesta.

«La sanidad pública es nuestra sanidad pública, y entre todos (usuarios y trabajadores) debemos cuidarla. Es una suerte que en sólo dos horas se hayan podido descartar las patologías más graves que obligarían a ingresar a una persona mayor; ese día probablemente no hubiera una demanda excesiva en Urgencias, de lo contrario habríamos leído una carta para quejarse de la espera.

Es una suerte que no necesitara un ingreso, evitando así complicaciones frecuentes en personas mayores, de lo contrario habríamos leído una carta para quejarse del encarnizamiento terapéutico en los ancianos. Es una suerte que no tuviera criterio médico para ir en ambulancia, eso quiere decir que a pesar de sus años mantiene una independencia en las actividades de la vida diaria. Las inclemencias del tiempo no son en sí mismas una indicación de transporte sanitario (seamos realistas, en esta ciudad llueve una media de diez días cada mes). A veces, en Urgencias hacemos colectas de dinero para pagar un taxi a un paciente sin recursos, estoy segura de que de haber sido su caso también lo habríamos hecho. A veces nos quedamos despiertas fuera de nuestro turno para dar continuidad asistencial a una persona que estamos atendiendo. A veces llamamos a sus médicas de cabecera al día siguiente para intentar abordar un problema conjuntamente. Movemos cielo y tierra para conseguir contactar por teléfono con familiares y evitar que alguien pase solo toda la noche en el hospital. Hacemos lo inherente a nuestra profesión y a veces un poco más.