Esta es la sentencia de un juzgado de Gijón que condena a Glovo por el despido de un «rider»

E. G. B. GIJON

GIJÓN

Concentración de la Corriente Sindical d'Izquierda en contra de Glovo
Concentración de la Corriente Sindical d'Izquierda en contra de Glovo

Por segunda vez en España, se considera probada la relación laboral entre el trabajador y la empresa, investigada por la Inspección de Trabajo en Asturias

26 feb 2019 . Actualizado a las 13:53 h.

«Encontramos numerosas notas que nos ponen de manifiesto que entre los glovers o riders (repartidores) y la empresa existe una verdadera sumisión o dependencia: existen órdenes de trabajo y procesos estandarizados que suponen que el trabajador no cuenta con la libertad propia del trabajador autónomo». Así de contundente es la sentencia del Juzgado de lo social número 1 de Gijón del pasado 20 de febrero que estima la demanda de un rider de Glovo, defendido por el sindicato CSI, y condena a la empresa de repartos a domicilio por despido improcedente, por lo que tendrá que readmitir al trabajador o pagarle una indemnización de 1.778 euros.

Tras el reciente fallo de un juzgado de Madrid, esta es la segunda sentencia en España que considera falso autónomo a un repartidor de Glovo, que también tiene en su haber otras dos resoluciones anteriores que concluyeron que los trabajadores sí eran autónomos.

En la del juzgado de Gijón, cuyo titular es Fernando Ruiz, se pone de relieve como prueba de esa subordinación o dependencia del trabajador hacia la empresa, «el elemento más decisivo en la relación laboral» según la jurisprudencia, que «la flexibilidad laboral que pretende hacer ver la empresa se convierte en una manera de hacer competir a los recaderos para lograr las mejores horas, que ya no son las más compatibles con su vida personal, sino las que la empresa considera más rentables o de alta demanda».