Así cuentan estudiantes gijoneses cómo le plantan cara al acoso escolar

«Ayudamos a los nuevos alumnos a adaptarse mejor y a que no sientan solos», dicen participantes en el programa de Tutorías entre Iguales (TEI), que se implantó en Gijón hace tres años y ya ha llegado a unos 20.000 alumnos de 35 centros de la ciudad


Gijon

«¡Zorra, a ver si te caes por las escaleras!» «¡Mira qué pintas de gocha…!» Con estas duras expresiones que posiblemente habrán tenido que escuchar quienes han sufrido y aún sufren bullying en el aula, arranca el vídeo con el que la Fundación Municipal de Cultura, Educación y Universidad Popular del Ayuntamiento de Gijón hace balance del plan de prevención del acoso escolar, que se ponía en marcha en el curso 2016/2017 y que desde entonces ha llegado a 20.000 alumnas y alumnos de los 35 centros escolares que se han sumado a la iniciativa.

Este plan se basa en el programa TEI (Tutoría entre Iguales), que implica a toda la comunidad educativa y coloca como protagonistas a los propios estudiantes, puesto que se basa en que el alumnado de cursos superiores actúa como tutor del alumnado de cursos inferiores.

En el vídeo, con el que se pretende ampliar el alcance de las actividades que se desarrollan en este programa,  se muestran testimonios de quienes han sido víctimas de acoso escolar. «He sufrido bullying prácticamente toda la la vida desde que entré a preescolar hasta que me gradué en Bachiller de distintas formas. Insultos, me han pegado, a través de las redes sociales…», explica el bailarín Pablo Dávila, «ha sido difícil lidiar con ello pero con mucho apoyo y fuerza por parte de mis padres y compañeros ha sido más fácil, pero no ha sido un camino fácil desde luego».

También la surfista Carmen López, la primera invidente española en participar en un Mundial de Surf, cuenta que también le hicieron bullying en el instituto: «Tuve una experiencia muy dura y no se la deseo a nadie. Creo que todos, antes de actuar, deberíamos pensar cómo nos gustaría que nos tratasen a nosotros y si es correcto lo que vamos a hacer con la otra persona».

El resto de testimonios son de alumnos y alumnas que participan en el TEI de Gijón, que explican su funcionamiento y cómo está realmente ayudando a resolver conflictos de convivencia en los centros de la ciudad, además de que aporta las herramientas necesarias para que quienes sufren acoso escolar no duden en pedir ayuda a sus propios compañeros. «He visto a muchos niños que sufren acusaciones, humillaciones, tanto en vivo como por redes sociales», cuenta una alumna del colegio Virgen Mediadora, que considera un problema la dependencia temprana a las redes sociales. «Están muy enganchados y piensan que su vida depende del móvil y al final se está convirtiendo en una cosa continua».

Los escolares aseguran que el programa es un buen sistema para que quienes reciben las tutorías «no se sientan solos y tengan una influencia de alguien mayor que les pueda aconsejar» y que, además, «ayuda a los nuevos alumnos que se incorporan a adaptarse mejor y a que no puedan sufrir bullying». También una de las dinamizadoras del TEI, Manuela Fernández, interviene en el vídeo para explicar cómo este trabajo en equipo «les empodera no solo como parte del propio programa, sino que se sienten realizados y orgullosos de mostrar lo que trabajan durante todo el curso». El Ayuntamiento de Gijón fue el primero en implantar este programa en Asturias.

Comentarios

Así cuentan estudiantes gijoneses cómo le plantan cara al acoso escolar