Cisma en el PP de Gijón: Pumariega no quiere ser la número 2 de la lista

Luis Fernández
L.F. GIJÓN

GIJÓN

Ángela Pumariega
Ángela Pumariega

López-Asenjo intenta convencer a la campeona olímpica para que siga. La regatista asegura que «nunca he trabajado en equipos donde el rival está dentro»

09 abr 2019 . Actualizado a las 18:12 h.

Ni Ruth Beitia duró tan poco dentro de una candidatura electoral del PP. El pasado viernes se filtró que Ángela Pumariega sería la número dos de los populares en las municipales y, cuatro días después, la regatista ya ha marcado distancias. Esta es la primera consecuencia de la enésima guerra interna del partido conservador en Gijón. Las discrepancias entre el presidente, Mariano Marín, y el candidato impuesto por Génova, Alberto López-Asenjo, ponen de manifiesto que existe una nueva crisis. «No quiero formar parte del proyecto, no me gusta lo que está pasando», ha aseverado la deportista. Mientras tanto, López-Asenjo intenta convencerla.

Pumariega ha confesado en declaraciones a la Cadena Ser que se encuentra «desilusionada». La campeona olímpica ha afirmado que se presentó porque se trataba de un proyecto «ilusionante de cambio y formado por especialistas con talento, energía y ganas de trabajar por Gijón, pero me he dado cuenta de que reinan intereses personales por encima del bien de Gijón». Pumariega, que ha reconocido que «estaba dispuesta a dejar mi carrera para trabajar por mi ciudad», abandona desencantada porque lo que se ha encontrado «nada tiene que ver el proyecto presentado con el espectáculo que se está dando ahora».

La deportista ha descartado haber recibido presiones y ha asegurado que toma esta decisión debido a que «no me gusta lo que está pasando. Nunca trabajé en un equipo en el que los rivales están dentro. Esa forma de trabajar es el primer peldaño y no lo voy a pasar». En cuanto a la crisis interna que vive el PP gijonés, ha aseverado que López- Asenjo «venía con unas ideas fuertes. Querría seguir con su proyecto pero es difícil tal y como están las cosas. Al final parece que va a ser lo de siempre». Su defensa del candidato le ha llevado a decir que «quizá está un poco atado, es posible que pueda haber cosas que se escapan de sus manos y no sé si ha podido decidir al 100%».