«El cambio climático propicia que los efectos de la contaminación en la salud sean cada vez más intensos y peores»

GIJÓN

Cristina Linares Gil y Julio Díaz Jiménez, científicos y expertos en epidemiología de la Escuela Nacional de Sanidad, ayer, en Gijón
Cristina Linares Gil y Julio Díaz Jiménez, científicos y expertos en epidemiología de la Escuela Nacional de Sanidad, ayer, en Gijón

«En Asturias, por su tipo de industria, el principal problema son las partículas PM10, que se relacionan de forma muy clara con mortalidad, partos prematuros y enfermedades respiratorias», aseguran los expertos de la Escuela Nacional de Sanidad Julio Díaz y Cristina Linares

25 jun 2019 . Actualizado a las 16:28 h.

Julio Díaz Jiménez, que lleva varias décadas estudiando los efectos de la contaminación atmosférica en la salud de las personas, es jefe del departamento de Epidemiología y Bioestadística de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos III, de la que Cristina Linares Gil es científica titular. Díaz Jiménez es experto en el impacto que las olas de calor y de frío tienen sobre la morbimortalidad, mientras que Linares Gil es una de las científicas seleccionadas para elaborar el próximo informe de evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). Invitados por la Federación de Asociaciones de Vecinos de Gijón y por Ecoloxistes n’Aición d’Asturies, ambos ofrecieron ayer en Gijón una charla sobre cómo está incidiendo el cambio climático en la salud humana, sobre todo sus olas de calor y de frío, y «cómo está propiciando que los efectos de la contaminación atmosférica sean cada vez más intensos y peores».

-¿Cuáles son los efectos de la contaminación atmosférica en la salud de las personas?

-Julio Díaz Jiménez: Normalmente, lo que suele aparecer en los medios de comunicación es la mortalidad que está asociada a la contaminación atmosférica y ahí estamos hablando de un número muy importante: en toda España son 10.000 muertes al año por contaminación atmosférica. El 3% de la mortalidad que se produce en España sería atribuible a la contaminación atmosférica. Pero esas muertes representan la cúspide de una pirámide...

-¿Qué habría por debajo de ella?

-J.D.J.: Muchísimas más patologías que afectan a muchísimas personas. Se mueren muy pocos, 10.000, pero sin embargo, según vas bajando, se va ampliando la base de la pirámide y, en ella, cada vez son muchos más los afectados. Y hay enfermedades gravísimas relacionadas con contaminación atmosférica. La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) ha relacionado la contaminación atmosférica por partículas PM2,5 con cáncer de pulmón, pero es que además ahora otro tipo de estudios están asociando el cáncer de mama con NO2 (dióxido de nitrógeno), cuyo principal foco en una atmósfera urbana son los vehículos. Y, por debajo de esas patologías tan graves, hay enfermedades degenerativas con estudios que están relacionando la contaminación atmosférica, por ejemplo, con Parkinson y fundamentalmente con Alzheimer. Más abajo de la pirámide, hay otro tipo de enfermedades también muy graves como las cardiovasculares y las respiratorias. La contaminación atmosférica además está relacionada con ansiedad, con depresión, con obesidad, con diabetes y con enfermedades más banales pero que sufrimos muchísimas personas como, por ejemplo, el agravamiento de casos de asma. Y ya no solo agravamiento sino que hace un mes se ha visto que la contaminación atmosférica está en el origen del asma.