La contaminación vuelve a dispararse en Gijón

Los valores más altos se registran en Cimavilla y El Lauredal, en donde se alcanzaron picos que multiplican por cuatro el nivel de alerta


Gijon

«Otra noche horrorosa de contaminación en Gijón», con picos de partículas contaminantes en suspensión PM10 que en la zona de El Lauredal llegaron a los 244 microgramos por metro cúbico de aire a las cuatro de la mañana, multiplicando por cuatro el valor diario considerado de alerta por la legislación española. La Coordinadora Ecoloxista d’Asturies volvía hoy a hacerse eco de los preocupantes datos registrados por las estaciones que miden la calidad del aire en la ciudad, que reflejan que «llevamos dos días seguidos con valores exagerados» de contaminación atmosférica.

En concreto, El Lauredal registraba hoy una media diaria de 75 microgramos de PM10 por metro cúbico, alcanzando ya las 58 superaciones diarias en lo que va de año, cuando el límite permitido por la legislación española son 35 días en todo un año. «Seguimos esperando además que el Principado, tal y como se comprometió, vuelque estos datos oficiales al Ministerio y este a la Comisión Europea para que sepan de la realidad de la contaminación del aire en Gijón», añaden además desde la Coordinadora.

En el caso de Cimavilla, en pleno centro de la ciudad, la media alcanzada hoy fue de 51 microgramos de PM10 por metro cúbico en las últimas 24 horas. Esta estación, apuntan desde la Coordinadora, «no facilita los datos de continuo de manera intencionada». La Organización Mundial de la Salid recomienda unos valores límite para particular PM10 de 20 microgramos por metro cúbico, mientras que el valor de alerta se sitúa en una media diaria de 50 microgramos, que es el mismo umbral que establece el real decreto 102/2011 en España.

«El cambio climático propicia que los efectos de la contaminación en la salud sean cada vez más intensos y peores»

Elena G. Bandera
Cristina Linares Gil y Julio Díaz Jiménez, científicos y expertos en epidemiología de la Escuela Nacional de Sanidad, ayer, en Gijón
Cristina Linares Gil y Julio Díaz Jiménez, científicos y expertos en epidemiología de la Escuela Nacional de Sanidad, ayer, en Gijón

«En Asturias, por su tipo de industria, el principal problema son las partículas PM10, que se relacionan de forma muy clara con mortalidad, partos prematuros y enfermedades respiratorias», aseguran los expertos de la Escuela Nacional de Sanidad Julio Díaz y Cristina Linares

Julio Díaz Jiménez, que lleva varias décadas estudiando los efectos de la contaminación atmosférica en la salud de las personas, es jefe del departamento de Epidemiología y Bioestadística de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos III, de la que Cristina Linares Gil es científica titular. Díaz Jiménez es experto en el impacto que las olas de calor y de frío tienen sobre la morbimortalidad, mientras que Linares Gil es una de las científicas seleccionadas para elaborar el próximo informe de evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). Invitados por la Federación de Asociaciones de Vecinos de Gijón y por Ecoloxistes n’Aición d’Asturies, ambos ofrecieron ayer en Gijón una charla sobre cómo está incidiendo el cambio climático en la salud humana, sobre todo sus olas de calor y de frío, y «cómo está propiciando que los efectos de la contaminación atmosférica sean cada vez más intensos y peores».

Seguir leyendo

Comentarios

La contaminación vuelve a dispararse en Gijón