Una «mezcla de programas» de «cocción lenta» para el mandato de Ana González

Una comisión PSOE-IU perfilará el «esqueleto» progamático para un acuerdo de izquierdas sin precisar si Martín entrará o no en el Gobierno local, mientras la candidata confirma que no aspira a obtener el apoyo de Podemos Xixón en la investidura

Aurelio Martín y Ana González, al final de la segunda reunión de las comisiones negociadoras de PSOE e IU en la Casa del Pueblo
Aurelio Martín y Ana González, al final de la segunda reunión de las comisiones negociadoras de PSOE e IU en la Casa del Pueblo

Gijón

Lo que sucederá durante el pleno de investidura de este sábado en Gijón, parece ya completamente claro. Lo que suceda a partir del día 16 -al menos en lo referente al programa concreto de gobierno y a su composición- dependerá en buena parte de lo que se cocine en unas conversaciones «de cocción lenta, como las buenas fabadas» entre una comisión especial cuya creación han acordado esta tarde los equipos negociadores del PSOE e IU en la segunda de sus reuniones en la Casa del Pueblo de Gijón; un sanedrín que empezará a trabajar «sin prisas» a partir de la próxima semana y que no prevé ni descarta la incorporación de la coalición de izquierdas al Gobierno local.

El símil culinario se debe a Aurelio Martín, que ha descrito en esos términos el proceso de «mezcla de programas» que acordado con la candidata y previsible nueva alcaldesa de Gijón, Ana González, quien, por el contrario, ha venido a confirmar que no habrá reunión con Podemos Xixón antes del sábado y que no buscará, por tanto, su apoyo para la investidura, asumiendo así un gobierno en mayoría sustentado por los votos de sus 11 concejales y el voto afirmativo de IU. González ha respondido hoy mismo, vía correo electrónico, al decálogo propuesto por la asamblea morada como base para un posible apoyo, emplezando a sus representantes para «tratarlo en profundidad», pero «a partir de la primera semana de julio». «Los esfuerzos hay que hacerlos cuando son necesario. No es necesario hacer un trabajo poco profundo para hacer parecer que tengo más apoyos. Me interesa más un trabajo en profundidad, un presente que defina el futuro, y el presente empieza el dìa 16», ha argumentado la candidata.

A todo ello se han referido González y Martín al término de un encuentro del que, por el momento, ha salido el agradecimiento de la primera por el apoyo que recibirá el sábado y una declaración política por escrito acordada «con facilidad» por los equipos negociadores de sus dos partidos. Bajo el título de «Por un Gijón compartido», en ella se realiza -según ha resumido el concejal de IU en funciones- «un repaso compartido y una reivindicación del Gijón que hemos construido en los años 80 y 90», pero también, «más allá de la melancolía», las claves para «construir también juntos el Gijón del futuro».

Del mismo modo, la candidata socialista ha apelado a «esas coincidencias que tienen que ver con la historia y la cultura política» pasadas, pero sobre todo -ha recalcado- de «la conciencia del trabajo que tenemos que hacer en este mandato de importancia capital para reconfigurar un nuevo Gijón dinámico y activado, que vuelta a Europa y al mundo, y centrado en las personas».

Eso es precisamente lo que tocará concretar «con seriedad» y «más durante semanas que durante días» en las conversaciones de la comisión mixta que intentará, según Martín, «mezclar los programas para intentar tener un programa que podamos compartir y a partir de ahí poder ver la participación o no en el futuro gobierno», una opción abierta pues a la «valoración» pero solo al final del proceso. «No hemos cerrado si se va a estar en el gobierno o no, pero tampoco hemos dicho que no se pueda estar», ha confirmado Ana González.

Lo que se espera obtener a finales de este mes o principios del que viene no es «un programa de banderas o de líneas rojas» sino «un núcleo, un esqueleto de lo que tiene que ser la ciudad» que configure «un modelo nuevo», según ha añadido el representante de IU. Ese modelo -ha añadido Ana González- «trabajará desde la izquierda», pero «siendo conscientes de que hay temas de suma trascendencia que hay que abrir al mayor número de fuerzas politicas»; por ejemplo, el Plan de Vías.

Todo ello, dejando claro que se trata de partidos distintos con programas distintos y plena autonomía, y que existen puntos de no concordancia. «Hemos llegado al acuerdo de que acordaremos los desacuerdos», ha dicho Aurelio Martín en un trabalenguas que ha provocado una carcajada entre las comisiones y los medios. Ana González le ha cogido la ola: «No hay que tener miedo de tener posturas diferentes: acordaremos los desacuerdos para que sean suaves», ha añadido.

Comentarios

Una «mezcla de programas» de «cocción lenta» para el mandato de Ana González