Esto es lo que han hecho en 12 ciudades con sus Tabacaleras

De las cinco fábricas de tabacos que cerraron en 2002, solo la de Gijón sigue sin reabrirse con nuevos usos

Proyecto Tabacalera Gijón puzle

Gijon

Hasta en otras 12 ciudades se abrieron fábricas de tabacos en pleno casco urbano, parte de ellas en edificios emblemáticos, que con el paso de los años se cerraron a la actividad fabril y terminaron siendo en su mayoría recuperados para otros usos. En su mayoría, culturales, pero también sociales, judiciales o municipales. La Tabacalera de Gijón, cuyas obras han sido desbloqueadas por el actual equipo de gobierno que aspira a tener matizado el plan de usos en tres meses, cerró sus puertas en 2002, al igual que las fábricas de A Coruña, Valencia, San Sebastián y Málaga, que ya fueron reformadas y están en activo, con diferentes usos, desde hace años.

Pero no son las únicas fábricas ubicadas en edificios emblemáticos y de grandes dimensiones que fueron recuperadas para la ciudadanía. Algunas ya lo fueron hace muchas décadas y otras están a punto de serlo como la de Gijón, para la que la alcaldesa, Ana González, plantea que acoja el museo de la ciudad y proyectos de creación artística. Este es un recorrido por 12 ciudades, según el orden de apertura, que también tuvieron sus propias Tabacaleras.

Sevilla

Es la primera fábrica de tabacos que abrió sus puertas, en 1620, y desde los años 50 es la sede principal y rectorado de la Universidad de Sevilla, tras una profunda reforma.

Cádiz

La segunda Real Fábrica de Tabacos de España fue creada en 1741 en pleno centro de Cádiz. En los años 80, se hizo con el edificio para convertirlo en el Palacio de Congresos. A cambio, cedió 120.000 metros cuadrados a la entrada de la ciudad para continuar con la actividad fabril, que llegó a su fin en 2017. Hoy, en esos antiguos depósitos de Tabacalera, se tiene previsto ubicar la Ciudad de la Justicia de Cádiz.

Alicante

También ubicada en un antiguo convento, abrió sus puertas en 1801 y permaneció abierta hasta 2009, año en el que ya empezó una rehabilitación que permitió reabrir la antigua fábrica como el centro cultural Las Cigarreras, en el que tienen cabida exposiciones, conciertos y otros actos culturales.  además de que sirve como almacén para obras artísticas y despacho

 A Coruña

VISTAS DE LA ANTIGUA FÁBRICA DE TABACOS Y ACTUAL AUDIENCIA PROVINCIAL DE A CORUÑA. JUZGADOS
VISTAS DE LA ANTIGUA FÁBRICA DE TABACOS Y ACTUAL AUDIENCIA PROVINCIAL DE A CORUÑA. JUZGADOS

El edificio de A Palloza, como es conocido, abrió como fábrica de tabacos en 1808 y cerró en 2002. En 2014, se iniciaron las obras de remodelación que convirtieron el emblemático edificio en sede judicial. Fueron tres años de reformas con una inversión de 16 millones de euros a cargo de la Xunta.

Madrid

La fábrica, que se había abierto en 1809 en el barrio de Lavapiés, se desocupó de manera definitiva en el año 2000. El edificio, que fue declarado Bien de Interés Cultural y que pasaría a manos del Ministerio de Cultura, estuvo años abandonado hasta que parte de sus 30.000 metros cuadrados fueron ocupándose con distintos usos culturales y sociales. Hoy, el ministerio gestiona una parte en la que se organizan exposiciones y, desde 2009, otra está cedida al Centro Social Autogestionado La Tabacalera de Lavapiés, a la que pertenecen varias asociaciones que desarrollan actividades muy diversas y abiertas al barrio.

Valencia

La Real Fábrica de Tabacos de Valencia, que data de 1828, cerró en 2002 y fue adquirida por el Ayuntamiento de Valencia, que la convirtió en edificio municipal tras una reforma que finalizó en 2010 y que costó más de 40 millones de euros. Recientemente, una sentencia del Tribunal Supremo anulaba el proyecto de la reforma de la fábrica por haber derribado las naves laterales de la antigua fábrica, que tendrán que ser reconstruidas.

Santander

La antigua fábrica, antaño convento, comenzó su actividad en 1835 hasta que en 2002 la producción se trasladó a las instalaciones, más modernas, de Entrambasaguas. El antiguo edificio, que también fue declarado BIC, ha sido objeto de varios proyectos fallidos desde entonces, aunque parece que finalmente se utilizará para unificar las sedes judiciales en único espacio. No obstante, en 2009 finalizaron las obras de remodelación del antiguo Depósito General de Tabaco en Rama, que pasó a ser sede del Archivo Histórico Provincial y Biblioteca Pública de Santander, en un proyecto que superó los 30 millones de euros y que fue costeado por el Ministerio de Cultura.

San Sebastián

La fábrica de San Sebastián abrió sus puertas en 1878 y también las cerró a la actividad fabril en 2002. Desde 2015 es el Centro Internacional de Cultura Contemporánea Tabakalera, en el que tienen cabida distintos proyectos e instituciones con el objetivo de impulsar el ocio creativo y participativo en todo tipo de facetas artísticas. El proyecto de transformación de los más de 36.000 metros cuadrados del edificio en fábrica de cultura, en el que se implicaron el Gobierno vasco, la Diputación de Guipúzcoa y el Ayuntamiento de San Sebastián, costó unos 70 millones de euros.

Bilbao

La fábrica de tabacos de Gijón fue la novena en abrirse en 1878, pero se clausuró en 1937 y el edificio, que ocupaba cinco hectáreas, fue derribado con el tiempo.

Logroño

La fábrica de tabacos de Logroño comenzó su actividad en 1890, en el convento de La Merced, hasta los años 70 en que la producción se trasladó a otras instalaciones. En 1984 se restauró el edificio para convertir en la sede del Parlamento, además de la Biblioteca de La Rioja.

Málaga

La de Málaga abrió sus puertas en 1923 y, como en el caso de Gijón, cerró en 2002. Dos años después, pasó a manos del Ayuntamiento de Málaga que llevó a cabo una reforma del edificio para reabrirlo en 2007 con diferentes usos. Por ejemplo, desde 2010, alberga el Museo Automovilístico de la ciudad y el de la moda y, desde 2015, la colección del Museo Ruso de San Petersburgo. Además de ser albergar el Polo Digital (al estilo de la Milla del Conocimiento de Gijón), también está ocupada por diferentes dependencias municipales como el Organismo Público de Gestión Tributaria o el centro municipal de informática, además de la Escuela de Negocios de Málaga.

Tarragona

La actividad de la fábrica de tabacos de Tarragona comenzó en 1932 y finalizó en 2007. Pasó a ser propiedad del ayuntamiento un año después y, desde entonces, solo se restauraron dos almacenes que pasaron a ser archivo municipal y otras dependencias mientras el edificio principal, que tiene 50.000 metros cuadrados, quedaba sin uso y abandonado. Su plan de usos, con plataforma ciudadana de por medio, ha sido bastante discutido y, finalmente, se abordará un macroproyecto cuyas obras costarán 112 millones de euros y se prolongarán 10 años. La Tabacalera de Tarragona, una vez finalizada la reforma, albergará un museo histórico con centro de interpretación para no olvidar la historia fabril, un vivero de empresas, una zona arqueológica, espacios de autogestión, para asociaciones de vecinos y para otras entidades, además de zonas de actividades comerciales relacionadas con la cultura, la biblioteca provincial, salas de estudio y hasta una cafetería.

Valora este artículo

5 votos
Comentarios

Esto es lo que han hecho en 12 ciudades con sus Tabacaleras