Los vehículos más contaminantes pagarán más por aparcar en la zona azul de Gijón

E. G. B. GIJON

GIJÓN

Una de las zonas de la ORA de Gijón
Una de las zonas de la ORA de Gijón

Así es cómo Gijón pretende emular algunas de las medidas de «Madrid Central» para reducir las emisiones contaminantes como obliga Europa

21 sep 2019 . Actualizado a las 09:52 h.

La apuesta es clara: una ciudad libre de coches. O al menos así se imagina Gijón en un futuro no muy lejano la alcaldesa, Ana González, como decía ayer en una entrevista en la cadena Ser en la que se hacía eco del cambio de movilidad que está por venir y de los planes que tiene el equipo de gobierno para que Gijón sea una ciudad más accesible, inclusiva y, sobre todo, habitable. Cambios que se recogen en los casi 200 folios del borrador de la nueva ordenanza de Movilidad que, a finales de mes o principios de octubre, presentará la concejalía que dirige Aurelio Martín, de IU, para abrir un proceso informativo y participativo que, «con un poco de suerte», permitirá que entre en vigor a principios de 2020.

Martín, aprovechando que ayer visitaba la ciudad con motivo de la Semana Europea de la Movilidad la concejala de Más Madrid Inés Sabanés, que impulsó la implantación de la zona de bajas emisiones Madrid Central, avanzó algunas de las medidas que se pretende emular en Gijón para reducir las emisiones contaminantes procedentes del tráfico como obliga la Unión Europea (UE), que ya hace diez años estableció unos valores límite que deberían cumplirse sin excusas en 2020.

También Sabanés recordó la tendencia europea es impulsar que las ciudades de más de 50.000 habitantes tengan zonas de bajas emisiones, «porque producen resultados bastante immediatos en reducción de contaminación y son ejemplares en el sentido de ir trabajando en una concienciación de un nuevo modelo de ciudad que reserve espacio para los peatones, que son los primeros en la pirámide de movilidad».