Estas son las 11 esculturas de Gijón que van a ser restauradas

El ayuntamiento realiza por primera vez una intervención global de mantenimiento que incluye el repintado de las escaleras del rock

El monumento a Fleming de Gijón
El monumento a Fleming de Gijón

Gijon

Con 90 esculturas y conjuntos escultóricos en sus calles, parques y edificios públicos, Gijón es una de las ciudades españolas con mayor número de obras de arte urbano. Así lo destacaba ayer el concejal de Educación y Cultura, Alberto Ferrao, al presentar el proyecto de restauración de 11 de esos elementos del patrimonio artístico de la ciudad, en los que o bien es urgente actuar para que no sigan deteriorándose o bien tienen un simbolismo especial para Gijón que los hace merecedores de ser remozados.

Con este proyecto, se da respuesta a un informe de 2017 en que el que ya se señalaba que algunos de esos bienes artísticos que forman parte del conjunto de la ciudad precisaban de una intervención urgente para su correcta conservación ante el paso de los años, las inclemencias meteorológicas o el vandalismo. El presupuesto de esta intervención, la primera de carácter global para mantener, conservar y dignificar ese patrimonio de la ciudad, es de 120.000 euros y los trabajos se realizarán en lo que queda de año y en parte de 2020.

«Durante tiempo las intervenciones en el patrimonio artístico de la ciudad fueron escasas o nulas», indicó Ferrao, que también explicó que esta intervención tiene vocación de futuro ya que busca generar conciencia sobre la importancia del cuidado del arte público por parte de la ciudadanía, con independencia de su edad. «Restaurar sin ningún tipo de acción unida a ella sería pan para hoy y hambre para mañana, por eso vamos a realizar también una labor de concienciación hacia la ciudadanía, de diferentes edades, para poner en valor nuestro patrimonio y hacer ver que la conservación también es tarea de todos», dijo al respecto.

Para ello, se producirá un video de todo el proceso de restauración que, a su término, se podrá ver en la página web del ayuntamiento y se programarán visitas de diferentes centros escolares a los trabajos de restauración de las esculturas. En el resto, se llevarán a cabo labores de mantenimiento con una partida presupuestaria específica en cada año de esta legislatura, según explicó Ferrao, que recordó que se mantiene abierta la investigación sobre la conservación del Elogio del Horizonte, que forma parte de un proyecto europeo centrado en la obtención de nuevas técnicas y materiales para el mantenimiento de obras monumentales de hormigón.

Las 11 obras sobre las que se va a actuar son las siguientes:

1. Monumento a Jovellanos, de Manuel Fuxá

Situada en la plaza del Seis de Agosto, con esta escultura realizada en bronce, Gijón rendía homenaje a Jovellanos en 1891, ochenta años después de su fallecimiento. La plaza se denomina así porque el 6 de agosto de 1811 el prócer gijonés regresaba de su destierro en Palma de Mallorca.

2. Nordeste, de Joaquín Vaquero Turcios

Situada en la subida al cerro de Santa Catalina, esta escultura de acero cortén fue instalada en 1994. Tiene cuatro metros de alto por cinco de ancho y representa la vinculación entre la ciudad de Gijón, el mar y la industria. En su estructura se alternan las superficies lisas con otras superpuestas, más irregulares.

3. Homenaje a Galileo Galilei XV, de Amadeo Gabino

La escultura que homenajea a Galileo Galilei en el parque de La Providencia
La escultura que homenajea a Galileo Galilei en el parque de La Providencia

Enclavada desde 1997 en el parque del Cabo de San Lorenzo, en La Providencia, también está realizada en acero cortén y, con sus tres metros de altura, está formada por dos estructuras geométricas semicirculares colocadas de forma oblicua. Cada una de ellas, a su vez, está compuesta por planchas unidas mediante soldadura que se curvan y arquean para dibujar rutas concéntricas emulando el mapa del cosmos.

4. Génesis, de Joaquín Rubio Camín

Situado en los jardines del paseo de Begoña desde 1992, este grupo escultórico está formado por tres piezas de hormigón de dos, cuatro y seis metros de altura, respectivamente.

5. Castillo de Salas, de Joaquín Rubio Camín

El pecio del «Castillo de Salas», en la senda litoral
El pecio del «Castillo de Salas», en la senda litoral

Es la última parte del pecio del Castillo de Salas, que se hundía frente a la costa gijonesa en 1986, que se extrajo del fondo marino en julio de 2003. En noviembre de ese mismo año se instalaba el trabajo de Rubio Camín en el camino de Peñarrubia, en una de las paradas obligadas de la senda litoral de Gijón. Hoy es una de las piezas artísticas que presenta un mayor deterioro.

6. Monumento a la paz mundial, de Manuel Arenas

Realizada en hormigón blanco y hierro, esta escultura está situada en el parque del Lauredal desde 1990. Pesa veinte toneladas y está formada por cinco módulos que forman parte de dos estructuras que se cruzan de manera perpendicular y se alzan sobre una plataforma circular que representa a la Tierra.

 7. Decoración del parque del Lauredal, del Grupo G

Las siete piezas de este conjunto escultorico están situadas también en el parque del Lauredal, tras una intervención que se llevó a cabo entre los años 1986 y 1988.

8. Monumento a Fleming, de Manuel Álvarez Laviada y Luis Moya

Es la segunda más antigua de las esculturas que van a ser restauradas, ya que fue instalada en uno de los rincones ocultos del parque de Isabel la Católica en 1955. Fue la primera escultura que se le dedicó al científico escocés Alexander Fleming, el descubridor de las propiedades antibacterianas de la penicilina, en el mundo. El conjunto está integrado en un espacio alardeando de estilo francés con fuente incluida. Fue diseñado por Luis Moya y ejecutado por el escultor Manolo Laviada.

9. Cubo, de Alejandro Mieres

Este luminoso cubo realizado en vidrio, que cambia de color por las noches, se instaló en 1995 en la plaza del Humedal. Las gradas que lo rodean también forman parte de la escultura.

10. Stairway to heaven, de Mossel

Las escaleras del rock de Gijón, que comunican el puerto deportivo con Cimavilla, fueron pintadas de colores en una intervención artística de la Noche Blanca de 2012. Colores que se han ido desgastando con el tiempo para decepción de quienes visitaban la ciudad y querían llevarse un recuerdo fotográfico de estas icónicas escaleras que volverán a ser pintadas. Además, su remodelación se inaugurará con un concierto en el entorno para ponerlas de nuevo en valor.

11. Érase una vez… , de Carmen Cantón

Se trata de una instalación conceptual que se trasladó en 2006 al Jardín Botánico de Gijón, después de que hubiera sido instalada en un principio en 2002 en el parque de los Pericones. Cantón va a participar en esta remodelación dándole otro giro.

Comentarios

Estas son las 11 esculturas de Gijón que van a ser restauradas