Vacas famélicas y en los huesos en una finca de Gijón

La ONG Mundo Vivo denuncia el «lamentable» estado de los animales, que se encuentran en Serín

Una de las vacas, en los huesos, en la finca de Serín, en Gijón
Una de las vacas, en los huesos, en la finca de Serín, en Gijón

Gijon

La ONG Mundo Vivo ha denunciado a través de su perfil en las redes sociales el «lamentable« estado en el que se encuentran las vacas de varias fincas de Serín. Como se puede apreciar en la fotografía de una de ellas, famélicas y en los huesos. «Solo pudimos acceder a una de las fincas más cercana a la carretera, pero en otras hay cadáveres al lado de las vacas que aún siguen con vida», explican desde la ONG que centra su labor en denunciar casos de maltrato animal y salvar a animales abandonados y maltratados.

«Se nos cayó el alma a los pies, varios vecinos se acercaron a nosotros para decirnos lo desesperado de la situación», continúan, explicando que el ganado pertenece a un individuo que «parece ser que además tiene en su propiedad caballos, ovejas, un burro del que se ha hecho cargo un vecino y varios perros, entre ellos hembras pariendo todo el año, en bastantes malas condiciones».

Aseguran, además, que el individuo tiene presuntamente antecedentes por maltrato animal por «dejar morir unos caballos de hambre». También indican que el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil «ya está haciendo su trabajo» pero aseguran que «no nos conformaremos con una simple multa o decomiso de los animales».

En este sentido, avanzan que se presentarán como acusación particular y solicitarán penas de cárcel e inhabilitación para la tenencia de animales. «Los animales a están siendo atendidos», tranquilizan, animando a denunciar este tipo de situaciones de maltrato animal «para que la justicia actúe y las leyes cambien ya en nuestro país».

En la actualidad, el Código Penal contempla penas de tres meses y un día a un año de prisión, e inhabilitación especial de un año y un día a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales, para quien maltrate causando lesiones que menoscaben la salud de un animal amansado como es este caso.

Y, en el caso de que el animal fallezca a consecuencia de ese maltrato se contempla una pena de seis a 18 meses de prisión e inhabilitación especial de dos a cuatro años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales.

Comentarios

Vacas famélicas y en los huesos en una finca de Gijón