Dos visiones enfrentadas sobre el valor de La Laboral

Los arquitectos creen que merece ser «sin duda» Patrimonio de la Humanidad. La Federación Asturiana Memoria y República considera que este reconocimiento equivaldría a «blanquear una parte del franquismo»

Universidad Laboral de Gijón
Universidad Laboral de Gijón

Gijón

El presidente de la Asociación de Antiguos Alumnos de la Laboral, Jesús Merino, avanzó ayer que antes del verano presentarán al Principado una propuesta para que inicie los trámites necesarios para que la Unesco declare La Laboral como edificio Patrimonio de la Humanidad. Un objetivo que la alcaldesa, Ana González, no respalda, pues no cree que se pueda desvincular este complejo «de lo que significó la construcción de la Universidad Laboral y el por qué». La alcaldesa hacía así referencia a que la Laboral se construyó por mandato del dictador Francisco Franco, para formar a niños huérfanos cuyos padres hubieran muerto en la mina. ¿Se trata de un debate meramente artístico o la ideología también juega un papel importante?

Los arquitectos asturianos no comparten la visión de Ana González. Consideran que, en casos como este, es necesario valorar los méritos del edificio más allá de la época o circunstancias en las que nació. José Ramón Puerto, vicedecano del Colegio Oficial de Arquitectos de Asturias, pone como ejemplo la manera en la que todos «admiramos las pirámides de Egipto», sin considerar el contexto en el que fueron erigidas.

En este debate cree que el problema de algunas posturas se debe a que «vemos como algo relativamente cercano» aún el escenario en el que se construyó la Laboral, siendo «un proceso arquitectónico de la política que le tocó pasar».

Considera que, en este caso concreto, todos los actores implicados deberían tratar de «ser capaces de diferenciar el edificio de quién lo construyó». El vicedecano del Colegio Oficial de Arquitectos de Asturias expone que «la Laboral respondía a una arquitectura historicista, del momento» pero que, sin embargo, «dentro del complejo hay partes como el paraninfo, los talleres o el muro exterior del convento», que son muestras de «arquitectura moderna de primerísima calidad».

Recalca que «sin duda» el complejo de la Laboral es merecedor de ser considerado edificio Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En este sentido resalta que «la iglesia es una auténtica maravilla con ese techo, los nervios de ladrillo y esa planta elíptica. Hay pocos ejemplos en el mundo con esa estética».

Blanquear el franquismo

Otras entidades opinan que no se debe olvidar el pasado del edificio. Desde la Federación Asturiana Memoria y República consideran que se trata de una cuestión compleja «porque requeriría un debate más amplio y profundo», pero de forma simplificada estiman «que no se lo merece por su pasado y simbología franquista. Sería blanquear una parte del franquismo».

«Eso no quita para que se le dé una debida protección y se lo resignifique, dando la oportuna explicación de lo que significó, para qué sirvió y de lo que pretendía el franquismo con esa arquitectura megalómana de reminiscencias nazis», concluyen.

Comentarios

Dos visiones enfrentadas sobre el valor de La Laboral