La espiaba a todas horas: el pavoroso caso de acoso en el barrio de Laviada

El varón, de 50 años, tenía antecedentes por malos tratos, resistencia a la autoridad y denuncias por amenaza con personas de la misma comunidad

Imagen de recursos de agentes de la Policía Nacional
Imagen de recursos de agentes de la Policía Nacional

La Policía Nacional ha detenido a un vecino de Gijón, de 50 años, acusado de acosar a una vecina. El hombre la seguía cuando salía de casa y se escondía cuando ella se percataba que estaba siendo perseguida. Según la Comisaría, la investigación se inició con la denuncia de la víctima, una mujer de 37 años, que manifestó estar muy nerviosa y alterada porque un vecino la seguía desde hacía meses y se escondía cuando lo descubría.

De acuerdo al relato policial, la mujer tenía muchísimo temor porque había sorprendido a su vecino espiándola en el portal cuando bajaba a pasear a los perros. Se encontraba con la luz apagada y la observaba cuando estaba en el parque con sus animales, por lo que ante el miedo de encontrarse con él, retrasaba la vuelta a casa hasta que un vecino llegaba o incluso pedía ayuda a un transeúnte o la acompañaba algún familiar. Otras veces lo había sorprendido causando daños en su buzón o parado en su rellano, esperando a que saliera de casa mientras golpeaba las paredes y barandillas de su pasillo.

La mujer explicó que al principio eran seguimientos por las inmediaciones de su domicilio, cuando iba al supermercado o a pasear con el perro pero en los últimos días lo había descubierto en las proximidades de su lugar de trabajo o cuando salía con los amigos. Si ella lo detectaba, su vecino se ocultaba entre los coches, detrás de un muro, de una papelera o en los pasillos del supermercado.

En alguna ocasión tuvo que solicitar la ayuda policial porque se quedaba paralizada al descubrirle cerca de ella mirándola fijamente en cualquier lugar de Gijón y necesitaba compañía para regresar a casa de forma segura. La situación no había mejorado a pesar de que su vecino ya había sido detenido por una denuncia anterior y no había dejado de molestarla.

Los agentes del Grupo II de la Comisaría de Gijón volvieron a detener a la persona denunciada, un vecino del barrio de Laviada que tenía antecedentes por malos tratos y resistencia a agente de la autoridad. Esta persona mantenía conflictos con otras personas de su misma comunidad, que lo habían denunciado por amenazas.

El arrestado pasó este miércoles a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia como supuesto autor de acoso, delito por el que la víctima solicitó una orden de protección que le impidiera acercarse a ella, ya que se encontraba a tratamiento psicológico por el miedo que le producía esta situación, informa Europa Press.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

La espiaba a todas horas: el pavoroso caso de acoso en el barrio de Laviada