«La guerra no puede ser la tapadera» para activar la regasificadora, claman los vecinos

Marcos Gutiérrez GIJÓN

GIJÓN

Vistas de la planta Regasificadora de El Musel-Enagás
Vistas de la planta Regasificadora de El Musel-Enagás Jorge Peteiro

La Federación de Asociaciones Vecinales de Gijón cree que ha de pesar la opinión de los tribunales, que ya se han pronunciado en contra de su puesta en marcha por no cumplir las leyes respecto a equipamientos «peligrosos, tóxicos e insalubres»

12 abr 2022 . Actualizado a las 12:31 h.

El anuncio realizado por el Ministerio para la Transición Ecológica acerca de que la regasificadora de El Musel de Enagás comenzará a operar como almacén de gas para la Unión Europea en los próximos meses no ha sido bien acogido por la Federación de Asociaciones Vecinales de Gijón (FAV).

La entidad cree que «la guerra no puede ser la tapadera» para poner en marcha una instalación contra la cual «hay una sentencia clara y contundente del Tribunal Supremo» por no cumplir las leyes respecto a equipamientos «peligrosos, tóxicos e insalubres». Unas leyes que, a juicio de la FAV, el gobierno regional bajo el mando de Vicente Álvarez Areces «intentó ‘salvar’ modificando ‘in extremis’ el reglamento al uso».

Un «Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas que prohibía instalaciones de este tipo a menos de 2.000 metros de una zona urbana. Cojan metro y verán». La FAV recuerda que, recientemente, en el Ayuntamiento de Gijón «la mayoría de los partidos, con los gobernantes incluidos, se han tapado las narices y han pedido que se agilice su apertura, obviando que la sentencia judicial era y es clara al respecto. Incumplimiento de norma». «Ahora parece que todo vale, que la guerra lo justifica todo y nada es más incierto», lamenta la federación.