El timo del falso alquiler: condenados dos hermanos en Gijón

La Voz

GIJÓN

Oleaje en la playa de San Lorenzo, en Gijón
Oleaje en la playa de San Lorenzo, en Gijón Paco Paredes | EFE

Para estafar a un matrimonio fingieron que eran propietarios de un piso

12 jun 2024 . Actualizado a las 16:56 h.

Dos hermanos acusados de estafar a un matrimonio con un falso alquiler en Gijón han reconocido este miércoles los hechos y han aceptado una pena de un año y medio de cárcel, así como el pago de una multa de 1.440 euros y de una indemnización de 450, ha informado la Fiscalía del Principado de Asturias.

La vista oral estaba señalada hoy en la Sección Octava de la Audiencia Provincial, con sede en Gijón, aunque el acuerdo entre las partes ha evitado su desarrollo.

Los dos hermanos, de 55 y 49 años, contactaron por Whatsapp con el matrimonio, que había publicado un anuncio en Internet para interesarse en el alquiler de una vivienda en Gijón para utilizarla como vivienda habitual, ciudad en la que ya residían.

Uno de los acusados les envió un mensaje en el que se hacía pasar por propietario de un piso en la calle Julio y les ofreció alquilarlo por 450 euros.

También les explicó que la vivienda era propiedad suya y de su mujer y, para dar muestras de confianza, les envió la fotografía del anverso de un DNI a nombre de una mujer, indicando que era el documento nacional de identidad de su esposa, cuando su propietaria era en realidad totalmente ajena a estos hechos y había denunciado su sustracción en Alicante el febrero de 2020.

El matrimonio accedió a realizar un ingreso de 450 euros por adelantado, previo a la visita, que no llegó a producirse porque los acusados no se presentaron en el lugar acordado.

Tras numerosas llamadas, el teléfono figuraba como no disponible, ante lo cual le enviaron varios mensajes de wasap, comprobando que no se activaba el segundo tic de confirmación.

Decidieron entonces llamar a las viviendas del segundo piso del edificio, donde los vecinos les indicaron que el piso no estaba en alquiler.

La cuenta a la que se mandaron los 450 euros fue contratada vía online por el segundo de los acusados, quien es su único titular; informó EFE.