Demi Moore, top de ventas con su desnudo más radical

INFORMACIÓN

internet

La actriz se exhibe como hija, como madre, como esposa y como actriz. Sus memorias son pura adicción y acaban de lanzarse en España

09 feb 2020 . Actualizado a las 09:48 h.

Demi Moore se desnuda emocionalmente. Tanto que la primera parte de sus memorias es un drama en sí misma. Tuvo una trágica infancia. Su padre era alcohólico, mujeriego y estafador, y su madre, también muy aficionada a beber, tenía instintos suicidas, y solo sabía huir hacia adelante ante los problemas. Esto convirtió su niñez en una mudanza itinerante por todo el país. El episodio más grave llegó cuando apenas tenía 15 años y sufrió una violación: «¿Qué se siente cuando tu madre te prostituye por quinientos dólares?», le dijo sin escrúpulos su agresor. Demi confiesa en estas memorias que nunca llegó a saber si su madre, Ginny, aceptó ese dinero a cambio de que aquel hombre se acostase con ella: «Quizá fuese un trato mucho más sucio y turbio que ese».

En ese contexto se forjó la personalidad de esta actriz que ha tenido que luchar con sus adicciones con apenas 21 años. El alcohol y la cocaína llegaron a su vida cuando empezaba a forjarse una carrera como actriz. Una película, St. Elmo, punto de encuentro, un director, Joel Schumacher, y un productor, Craig Baumgarten, fueron los que le salvaron la vida: «Esto es lo que vas a hacer. Hay un sitio en Redondo Beach y, a menos que te estés muriendo, vas a presentarte allí mañana a primera hora. Te estarán esperando», era un centro de rehabilitación.

La llegada de Bruce

Tras varios hombres en su vida y un matrimonio fallido, llegó Bruce Willis: «Lo mío con Bruce fue un flechazo. Nos conocimos, nos casamos y me quedé embarazada en menos de cuatro meses», explica. Él fue un hombre imprescindible en su vida. Diez años de matrimonio (y tres hijas) que terminaron justo cuando su madre Ginny estaba a punto de morir de cáncer. A pesar de todo, Demi logró perdonarla después de estar ocho años sin hablarle: «No me cansaré de agradecerle a la vida haber podido cuidar de mi madre en los últimos meses de su existencia».