En las próximas semanas comienza una nueva etapa escolar y las familias buscan una dieta más sana en los platos de los niños

Tras el verano comienza la etapa donde las familias buscan reconducir hacia una dieta más sana ese periodo de vacaciones relajado, donde las comidas en parques de atracciones, museos, zoológicos y máquinas expendedoras de golosinas ocuparon un lugar importante en la dieta de los niños. 

Pero decidir cada día qué hacer para alimentar a los peques es todo un reto, especialmente si buscamos comidas saludables y a la vez ricas y que disfruten con plenitud. Por tanto, un primer consejo es planificar con antelación qué cocinaremos durante la semana para conseguir platos bien nutritivos y completos. Con ello evitaremos el estrés diario de pensar de manera apresurada. Igualmente conseguiremos hacer una compra semanal en base a aquello que ya hemos previsto. De hecho, conocer de antemano qué productos utilizaremos de tu supermercado de confianza en estas elaboraciones ayuda muchísimo a escoger los alimentos más sanos. 

Entre las sugerencias de platos para preparar durante el desayuno te recomendamos este: piruletas de plátano con yogur, avena y frutos secos y cacao. Se trata de unas receta con vistosas piruletas de fruta con yogur, rico en calcio y grasas de las buenas, perfecta para obtener la energía necesaria que el día a día del colegio les exige. Sin azúcares añadidos, las tendrás listas en unos minutos, al igual que el healthy cacao: la versión saludable de la clásica leche con cacao, elaborada con cacao puro sin azúcar. Además de original, este desayuno es fácil y divertido, por lo que puede ser la ocasión perfecta para que los niños den sus primeros pinitos en la cocina saludable.

Otra buena y sencilla opción es incluir verduras en los platos. Inculcarles a los pequeños que a comer ensaladas diariamente es una buena rutina para educarlos a alimentarse de forma correcta, además de las múltiples propiedades en vitaminas y minerales necesarios para su crecimiento. También apostar por los productos de temporada disponibles en el supermercado. Los purés y las cremas de verduras también son una buena opción. Igualmente es posible incluir verduras en pequeñas porciones o trocitos para acompañar los platos principales. 

Las proteínas tampoco pueden faltar. Recetas con huevos, carne y pescados les aportarán este tipo de macronutrientes tan necesarios en su alimentación diaria, un componente indispensable, además, para mantener y regenerar las células del organismo. Más alimentos ricos en proteínas son los frutos secos, el hummus, el tofu y los cereales integrales en el desayuno. 

Del mismo modo, es más que imprescindible la ingesta de frutas en la alimentación de los niños. Además de contener grandes cantidades de nutrientes tienen altas dosis de aguas, lo cual es básico para mantenerlos bien hidratados durante todo el día. Por eso, hay que enseñar a nuestros hijos desde pequeños a comer fruta, ya sea en postre o en zumo natural, priorizando el consumo de la pieza entera.

Las tortitas americanas de castañas son una excelente receta para merendar en este periodo de transición entre el verano y el otoño. En este caso, vamos a sustituir la harina de trigo por harina casera de castañas. También se puede acompañar con fruta fresca de temporada para darle un toque más fresco y sano.

Otra merienda completa, rica y saludable es el mixto de pan integral con dados de manzana. Con jamón cocido, queso gouda, lechuga, tomate y mayonesa se elabora este delicioso sandwich mixto de pan integral con daditos de manzana. Con esta receta bien sencilla prepararemos un aperitivo, merienda o cena, además de que tiene un sabor muy delicioso para nuestros niños. 

Más sobre gastronomía saludable en
La Salud Sabe Bien.

Desayunos saludables (y muy ricos) para niños

La Voz

Hasta que llegaron la paternidad y la maternidad a nuestras vidas seguramente no te habías parado a pensar en todos los quebraderos de cabeza que supone alimentar a un hijo cuando ya ha pasado la fase de la lactancia y comienza la alimentación. Durante los primeros meses tras empezar a introducir alimentos sólidos todavía es viable tirar de biberón como recurso sobre todo a la hora de desayunar y cenar. Pero, como es normal, llega un momento en que hay que empezar a desechar el comodín del biberón y dar paso a otras elaboraciones que despierten su apetito y su curiosidad por descubrir alimentos.

Seguir leyendo