Cárcel y nunca más al volante los borrachos que matan ciclistas

OPINIÓN

27 jul 2018 . Actualizado a las 12:36 h.

Una vez más, la afición y el gusto por la bicicleta les ha vuelto a costar la vida a dos de sus usuarios, que en esta ocasión disfrutaban de sus vacaciones haciendo el Camino de Santiago, una ruta a la que quizá el matrimonio fallecido había dedicado muchas horas previas de preparación e ilusión en compañía de su hijo de doce años, que resultó herido.

El accidente mortal tuvo lugar recientemente en el kilómetro 293 de la N-601, cerca de la localidad leonesa de Matallana de Valmadrigal. El conductor del vehículo que originó el atropello se dio a la fuga y fue localizado a 17 kilómetros del lugar del suceso, entre Mansilla de las Mulas y Villamoros de Mansilla, donde las fuerzas de seguridad le hicieron el pertinente control de alcoholemia. Según recoge la Agencia Ical, el conductor habría quintuplicado la tasa de alcoholemia permitida.

El alcalde de Santa Cristina de Valmadrigal, municipio al que pertenece Matallana de Valmadrigal, explicó que las víctimas eran una familia de Guipúzcoa que se encontraban realizando en bicicleta en Camino de Santiago y que esta misma mañana había coincidido con ellos en el bar de la localidad. Según los datos aportados por el alcalde, el detenido, que conducía un vehículo de la marca Audi, residía en León capital y en el momento del suceso se dirigía a Valladolid, ya que se trata de un empleado de la planta de Renault. Lo probable es que el niño pedaleara delante del matrimonio, razón por la que fue menor el impacto sobre el menor, producido en una recta con visibililad despejada y arcén ancho.