¿Voto electrónico en España?


La compañía gallega Tecalis, líder en soluciones de firma electrónica avanzada, organizó esta semana un debate virtual sobre el voto electrónico: ¿estamos preparados para implantarlo en España? ¿Es seguro? ¿Es fácil para las personas? ¿Es mejor? Cuestiones que a buen seguro se plantearían en su día aquellos países donde ya se puede ejercer el sufragio universal mediante esta modalidad, como EE.UU, Suiza o Estonia, pero también en otros menos desarrollados como Brasil o Pakistán, donde el primer ministro acaba de proponer a la oposición su utilización para, según sus palabras, «devolver la credibilidad» al proceso electoral.

Cuando se habla de voto electrónico enseguida surge la preocupación sobre la seguridad. ¿Qué pasaría si el día de los comicios, ya sean generales o locales, se caen los servidores igual que ocurrió hace dos días con Fastly, provocando un apagón global? ¿Y si uno de esos grupos de ciberdelincuentes capaces de ejecutar ataques de ransomware que ponen en jaque a organizaciones muy potentes, empresas e incluso hospitales -ya ha ocurrido durante la pandemia- deciden poner su punto de mira en el sistema electoral?

Paralelamente existen dudas sobre la fiabilidad del recuento hecho por máquinas, y, de hecho, el voto electrónico ha sido calificado como anticonstitucional en algunos países (como Alemania) con el argumento de que no permite la fiscalización del proceso por personas sin conocimientos altamente especializados.

Otra incógnita es la capacidad de adaptación de la población a este nuevo sistema, especialmente de las personas mayores. Es obvio que en un primer momento habría que apostar por un sistema híbrido en el que el voto electrónico coexistiera con el tradicional. Personalmente creo que si con un DNI electrónico podemos hacer todo tipo de operaciones, si con simples contraseñas, sistemas de doble comprobación y lectores de huella podemos autentificar operaciones bancarias, ¿por qué no vamos a poder votar a través de la pantalla de un ordenador? Más que una cuestión de edad, lo que no sé si la gente estaría dispuesta a esperar al proceso de verificación (por humanos) del recuento de votos hecho por las máquinas. Si no nos fiamos del VAR, ¿qué pasará cuando esté en juego el sillón de la Moncloa?

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

¿Voto electrónico en España?