La magia de un volcán

Fernando Ónega
fernando ónega DESDE LA CORTE

OPINIÓN

Involcán

23 sep 2021 . Actualizado a las 09:09 h.

Como alguien dijo, la erupción del volcán de la isla de La Palma es el único acontecimiento grave que no tiene debate político. Se debe exclusivamente a la fuerza de la naturaleza, igual que todos los volcanes que construyeron las islas Canarias, igual que el Etna, que también despertó, e igual que todos los volcanes que hubo y hay en el mundo desde su creación. Pablo Casado no tiene ninguna pregunta sensata para Pedro Sánchez en las sesiones de control. Pedro Sánchez, a su vez, no puede argumentar que todo se debe a la herencia de Aznar y de Rajoy. Y los analistas políticos andan como perdidos, sin nada ideológico que aportar. Así que no es extraño que a la ministra Reyes Maroto le haya tocado pagar la ronda política por haber preferido ensalzar lo suyo, que es el turismo, por encima de las angustias de los ciudadanos palmeros.

Este cronista, que a veces también habla de política, revisó sus notas de la vida nacional, con los nuevos frentes autonómicos, el persistente frenazo a la renovación institucional y las perspectivas económicas oficiales, y llegó a una conclusión: nada de eso vale nada al lado de un hombre que llora porque ha visto que donde estaba su casa hay ahora una sombra negra de lava.

Tampoco vale de nada ante esa mujer a la que dieron una hora para recoger lo que pudiera salvar, porque su domicilio va a desaparecer ante sus ojos. La hemos visto en la tele, subida a un camión que llevaba unos colchones usados, una lavadora y los pequeños muebles que en una hora pudo rescatar.