Carta de la estudiante embarazada

María Cadierno insiste en la necesidad de un protocolo que permita la conciliación no solo para ella, sino para todas las universitarias que decidan ser madres

María sale de cuentas el 22 de noviembre y quiere poder llevar a su hijo a sus clases universitarias
María sale de cuentas el 22 de noviembre y quiere poder llevar a su hijo a sus clases universitarias

Redacción

Se ha malinterpretado todo lo que he dicho con el tema de ser madre y estudiar. Especialmente con la idea de llevar a un niño al aula. Si se comentó este caso no fue porque yo quiera llevarlo. Han existido más casos de mujeres que, estudiando en la facultad, se han quedado embarazadas y a la hora de tener a su bebé la solución ha sido llevada a cabo entre el profesorado y ellas, siendo esta una de las opciones ofrecidas por ellos mismos. Al ser así, a nivel de secretaría, el centro no rechaza la posibilidad de que puedas cuidarlo en las zonas comunes, pero tampoco precisa a nivel administrativo de ningún tipo de facilidad.

Al igual que estos casos anteriores, yo podría haberme limitado a hablar con el profesorado y salvar mi caso de la forma más sencilla para mí, pero opino que este «vacío legal» es una carencia que debería solucionarse para futuras ocasiones. ¿Qué qué es lo que pido? No pido una «guardería» en la facultad, ni llevar a mi hijo a clase (esto es lo que más pretendo evitar). Pido dos cosas: una al centro y otra a la sociedad. Al centro que puedas ir a secretaría con esta situación y te ofrezcan un protocolo de actuación que puede ser tan sencillo como los pasos a seguir: primero debes hablar con los profesores que imparten tus materias para ver cómo continuar con tus clases, luego se acordará una cita contigo para solventar tu caso y se te enseñará los espacios que te podemos habilitar para las veces que tengas que estar con él de forma puntual… Lo que sea. A la sociedad solo le pido que sean conscientes de que es necesaria la existencia de facilidades para las personas que quieren estudiar y tener hijos, al igual que ahora existen para las que quieren tenerlos y trabajar. ¿Qué hay muchas cosas que cambiar? Si, pero esta también es una de ellas.

Comentarios

Carta de la estudiante embarazada