Oviedo tendrá una red de 40 kilómetros de carril bici

El concejal de Urbanismo presenta un Plan de Movilidad Urbana que potencia el uso del coche eléctrico y el transporte público y sitúa al peatón como el actor principal en la forma de moverse por la ciudad


Oviedo

No es un cambio superficial sino una gran transformación del modelo de ciudad. El tripartito -Somos, PSOE e IU- quiere que Oviedo sea una localidad más sostenible y por ello el Plan de Movilidad Urbana recoge una serie de líneas estratégicas que cambiarán profundamente la forma de desplazarse por la capital. Son cambios que se irán introduciendo poco a poco, aunque el objetivo está claro: que el peatón pase a ser el gran protagonista. Para ello, incrementarán las peatonalizaciones (con la calle Uría como actuación más destacada), aumentarán los carriles bici (hasta 40 kilómetros) y potenciarán el uso del vehículo eléctrico y del transporte público.

Ignacio Fernández del Páramo, concejal de Urbanismo, ha presentado un Plan de Movilidad Urbano que ahora se llevará a Junta de Gobierno para que se inicie un proceso de alegaciones en el que los ovetenses puedan incorporar nuevas ideas. De esa negociación con los colectivos ciudadanos saldrá el documento definitivo. No hay plazos y el edil no ha aportado datos sobre la inversión que supondrá. Eso sí, ha desgranado las líneas maestras del plan.

Una de las grandes novedades será el desarrollo de una red de carriles bicis de 44 kilómetros que se ha diseñado «teniendo en cuenta los desplazamientos que los ovetenses realizan con mayor frecuencia con vehículo privado». La intención es que este medio de transporte pueda ser competitivo frente al vehículo privado, reducir la congestión del casco urbano y disminuir la contaminanción. Según ha explicado del Páramo, estos carriles tendrán cuatro grandes ejes: Lugones-Oviedo, Colloto-Santuyano, Las Campas-centro y El Cristo-centro. Quedaría por definir la conexión con San Lázaro y también se diseñarán más vías para circular a un máximo de 30 kilómetros por hora para unir el centro con los barrios.

Estación Central de Asturias

Urbanismo también quiere cambios en la estación del Norte. El objetivo es que sea «el gran intercambiador de viajeros de Asturias», y para ello propone, entre otras actuaciones, que «la parada de taxis situada frente a la entrada principal pase a la cota más alta de los tres niveles en los que se distribuirá la nueva infraestuctura (en la plaza de Ferroviarios). El lugar que dejen libres los taxis quedará para el uso exclusivo de peatones, ciclistas y el transporte público. El nivel más bajo lo utilizarán los vehículos privados, que tendrán «su propia zona de paso para no entorpecer al resto de usuarios». «Tenemos que dignificar ese espacio», defiende Del Páramo, quien considera que la situación actual «supone una mala imagen para las personas que llegan a la ciudad y está muy mal organizado». Su intención es «dejar espacio a los autobuses urbanos y un hueco también al taxi».

Peatonalización de Uría

Esa actuación en la estación conecta con la peatonalización de la calle Uría, eje principal de unión con la Escandalera. Esta medida también beneficiará a la conexión entre el centro y Ciudad Naranco. Aquí también influirá la actuación que se apruebe para el entorno del Campo San Francisco. Está en marcha el concurso de ideas, pero el objetivo es unir el parque con la Escandalera y para ello habrá que reordenar el tráfico en la zona y cambiar los pasos de peatones.

 

Coche eléctrico

El impulso del coche eléctrico será otra de las prioridades. Oviedo cuenta en la actualidad con 13 puntos de recarga, a los que se añadirá una ecoestación en La Corredoria. El ayuntamiento trazará una red urbana de puntos de recarga que cuente con un sistema de control y gestión centralizado».

También se crearán aparcamientos disuasorios para descongestionar el tráfico en la ciudad. El objetivo es que estén situados en las entradas a la ciudad: Santuyano, Lugones (aunque pertenece a Siero), plaza de Castilla, otro en la zona del El Cristo y en la entrada de la AS-II. La intención es que en esos aparcamientos se ubiquen puntos de recarga.

Paralelamente a todas estas actuaciones se introducirán cambios en las líneas de autobuses. El plan contempla la puesta en marcha de tres intercambiadores: En el HUCA, la Escandalera y la Estación Norte.

Valora este artículo

10 votos
Comentarios

Oviedo tendrá una red de 40 kilómetros de carril bici