Un año sin El Escorialín (y lo que queda)

La única oficina municipal de turismo permanece cerrada pese a que las obras de reforma finalizaron en el mes de mayo

Árbol derribado sobre «El Escorialín» del paseo de los Álamos, en Oviedo
Árbol derribado sobre «El Escorialín» del paseo de los Álamos, en Oviedo

Oviedo

La oficina de turismo de El Escorialín lleva un año sin abrir al público y no hay fecha fijada para su apertura. El local estaba cerrado desde el 30 de noviembre y, un mes después, el huracán «Bruno» -que causó desperfectos en toda Asturias durante esas fechas- provocó que un árbol destrozase el local, posponiendo la concesión del servicio mientras se reformaba la instalación. El inmueble ya estaba completamente reformado en el mes de mayo, pero a día de hoy sigue sin utilizarse. Desde esa fecha, Oviedo no tiene una oficina municipal que preste servicio a ovetenses y visitantes.

El ayuntamiento invirtió 11.000 euros en la reparación del local, un gasto que posteriormente abonaría el seguro. El motivo por el que el edificio permanece cerrado a pesar de que las obras ya han finalizado es la falta de personal, un problema que ahoga el día a día del equipo de gobierno y que afecta a todas las áreas.

El tripartito ha analizado las diferentes opciones de contratación, aunque finalmente ha decido que el personal que se haga cargo de ese servicio proceda de las Escuelas Taller del Principado. El problema es que la convocatoria de este año va con retraso, motivo por el que todavía no hay fecha fijada para la reapertura de la oficina. Los últimos informadores turísticos también procedían de la Escuela Taller y trabajaron desde el 16 de diciembre de 2016 hasta el cierre.

Desde el cierre de Escorialín, Oviedo solo tiene un punto de información turística, el del Gobierno del Principado, que está situado en la plaza del Ayuntamiento.

Edificio de los años 50

El Escorialín, situado en la esquina del Paseo de los Álamos con la calle Marqués de Santa Cruz, es una edificación del año 1958 y allí se ubicaba la oficina municipal de turismo. El nombre del inmueble tiene una historia curiosa. Los ovetenses bautizaron al edificio como El Escorialín debido a la tardanza en su construcción.

A pesar de ser un local de pequeñas dimensiones, los trabajos se demoraron demasiado a ojos de los habitantes de la capital, que irónicamente comenzaron a llamar a las instalaciones de esa forma al compararlo con el Monasterio del Escorial de Madrid.

Datos de turismo en Oviedo

El informe empresarial realizado por Exceltur, basado en encuestas, recoge que el turismo se ha hundido en Oviedo en el último año. Según ese estudio, la tarifa media diaria de los hoteles de cuatro y cinco estrellas ovetenses durante los nueve primeros meses del año fue de 65,4 euros y alcanzaron una ocupación del 50%. Con esos números la rentabilidad por habitación disponible se situó en 33 euros.

Si se comparan sus resultados de la capital en 2018 con los de 2017, también se puede analizar la tendencia. Oviedo baja en todos los capítulos, en las tarifas, en la ocupación y en la rentabilidad. Esta situación contrasta con la vivida en Gijón en el último año, ya que el turismo ha crecido de forma significativa en la ciudad durante ese periodo.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Un año sin El Escorialín (y lo que queda)