La plantilla de TUA acepta el pacto que pone fin a la huelga

Las dos asambleas celebradas acuerdan por unanimidad aceptar todos los puntos negociados con la empresa

Pasajeros del servicio de bus urbano de Oviedo.Pasajeros del servicio de bus urbano de Oviedo
Pasajeros del servicio de bus urbano de Oviedo

redacción

El conflicto laboral en TUA ya es historia. Los trabajadores del servicio de transporte urbano de Oviedo, operado por la empresa TUA, del Grupo Alsa, han dado el visto bueno al precacuerdo alcanzado por el comité de huelga el pasado viernes en el Sasec. El pacto ha logrado la unanimidad de los asistentes a las dos asambleas celebradas, una por la tarde y la segunda por la noche, por lo que ha quedado desconvocada la huelga indefinida prevista a partir del 22 de enero.

El preacuerdo, reconocen los trabajadores, incluye avances en todas las materias que formaban parte de la convocatoria de huelga. «En primer lugar, las relativas a la contratación. Hemos conseguido establecer un número mínimo de contratados indefinidos, que es de 157 conductores con los autobuses que prestan servicio ahora mismo. Así garantizamos que nunca se vaya a bajar de ese número, ya que hasta ahora las jubilaciones u otros abandonos se cubrían de forma temporal», expone Manuel Villaverde, presidente del comité y delegado por USO.

En cuento a la plantilla Villaverde también reconoce que se ha conseguido prorrogar el anterior acuerdo de prejubilaciones por otros seis años más, hasta el 31 de diciembre de 2024, lo que beneficia a unos 25 trabajadores. «Eso sí, queda aplazado otro de los puntos que nos llevó a la huelga, el descanso en jornada. Habíamos acordado con la empresa que lo debatiríamos cuando se supiese el resultado de la sentencia de una demanda que presentó un trabajador a título particular y volveremos al Sasec a tratarlo esta semana», admite.

En cuanto al protocolo de vigilancia de la salud y el alcolock, uno de los puntos que más fricción ha causado, el presidente del comité señala que han aceptado su implantación. «Es algo a lo que nunca nos negamos, pero sí en las condiciones que se pretendía. Ahora se establece un protocolo de vigilancia de la salud, información y formación para los trabajadores sobre cómo funciona el sistema y cómo hay que aplicarlo. Y se va más allá de lo que quería la empresa: el protocolo se incumple desde que hay un consumo por encima de 0, no solo si se sobrepasa el 0,15», matiza. El consumo de alcohol, de hecho, pasa al régimen disciplinario. «Si un conductor se pasa del 0,15, será suspendido de empleo y sueldo por 15 días y, a la segunda vez, automáticamente despedido. El trabajador tiene la garantía de una prueba de aire expirado con un aparato homologado por si falla el sistema de detección, un contraanálisis que para nosotros resultaba básico garantizar. Si diese por debajo, pierde ese día de trabajo y, si reincide, pasaría a recibir un tratamiento», concreta Manuel Villaverde.

El último acuerdo que destaca Villaverde es la colocación de cuatro servicios higiénicos en cabeceras, uno de ellos por parte de la propia empresa y otros tres, que ya estaban en estudio por el ayuntamiento, al coincidir con rutas peatonales concurridas.

Comentarios

La plantilla de TUA acepta el pacto que pone fin a la huelga