El Papa bendice las tesis de Rosón sobre el IBI a la Iglesia

El Santo Pontífice defiende que se pague el impuesto en los edificios que no están dedicados al culto

Seminario de Oviedo
Seminario de Oviedo

Oviedo

A Robén Rosón le ha salido un aliado poderoso en su cruzada por cobrar el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) a la Iglesia. La máxima autoridad de la institución, el Papa Francisco, ha reconocido que todos los edificios que supongan un negocio deben pagar impuestos, una teoría defendida por el concejal de Economía desde su llegada al Ayuntamiento de Oviedo. A pesar de que la postura del Santo Póntifice está clara, parece que la cúpula de la Iglesia española no tiene la misma opinión.

El Papa reconoció en el programa de La Sexta «Salvados» que la institución debería pagar el IBI en España, tal y como hace en Italia desde 2012. Francisco defendió que «la Iglesia es un ente, una sociedad, y los hombres de Iglesia son ciudadanos y tienen que cumplir con todos sus derechos de ciudadanos». «Es una de las preguntas que, cuando yo confieso, a ciertas personas les pregunto si pagan sus impuestos», reconoció el pontífice.

En su argumentación, el Papa fue más allá. «Por ejemplo, lo pagamos nosotros en los negocios de la vía de la Conciliación. Son edificios del Vaticano, pero los negocios pagan sus impuestos», detalló. Eso sí, señaló que no todos los inmuebles deben abonar el gravamen, ya que «hay cosas dedicadas al culto y hay propiedades dedicadas al bien social. Por ejemplo, una oficina de Cáritas que está haciendo un bien social. ¿Le vas a sacar plata con impuestos? Es obvio que debe haber una exención, como la hay para el bien social del Partico Comunista o lo que sea. Todo lo que sea bien social, de alguna manera, está haciendo una acción supletoria y colaboracional al Estado», concretó el papa.

Las exigencias de Somos

El intento de modificar la normativa para que la Iglesia pague el IBI fue una de las primeras medidas que intentó poner en práctica Somos desde su entrada en el ayuntamiento. Sin embargo, las trabas son importantes y todavía no lo ha conseguido. De hecho, la institución eclesiástica ha rechazado hasta en tres ocasiones mantener una reunión con los responsables municipales.

Las declaraciones del Papa son sorprendentes por el hecho de que la Iglesia española actúe de una forma diferente a la que promulga el Vaticano. Sin embargo, no solo es el Santo Pontífice el que defiende esa tesis, sino que lo han hecho también los tribunales. Rubén Rosón explica que «desde el ayuntamiento, en reiteradas ocasiones hemos intentado mantener una reunión con la entidad religiosa asturiana para aclarar qué inmuebles dedica al culto y cuáles no».

Ese es, según prosigue el concejal, el primer paso para «poder aplicar la ley después de dos sentencias, una del Tribunal Europeo y otra del Tribunal de Justicia español, que han dicho que los edificios que no están destinados al culto deben tener la misma carga impositiva que el resto. Exactamente igual que cualquier empresa o cualquier particular». «Esperemos que la reunión se llegue a realizar, tras tres negativas por parte de la institución, porque es perentorio tener ese encuentro», añade el edil. Tal vez las declaraciones del Papa Francisco sirvan para desbloquear una situación que parece enquistada.

Comentarios

El Papa bendice las tesis de Rosón sobre el IBI a la Iglesia