Ciudadanos se deja cortejar y volverá a reunirse con PP y PSOE

La formación naranja prosigue las negociaciones a dos bandas. Ningún partido se ha puesto en contacto con Somos para buscar su apoyo en la investidura

Ignacio Cuesta, candidato de Ciudadanos a la alcaldía
Ignacio Cuesta, candidato de Ciudadanos a la alcaldía

Oviedo

«Imposible es solo una opinión». Esta cita, atribuida a Albert Rivera, preside uno de los despachos de Ciudadanos en Oviedo y bien podría ser el resumen de la estrategia de la formación naranja en las negociaciones para elegir el alcalde de Oviedo. Dieciocho días después de las elecciones, todo sigue sin grandes avances, pero ahora el tiempo comienza a apremiar. Quedan dos días para el pleno de investidura y aunque las conversaciones siguen abiertas en los dos frentes -PP y PSOE- y hoy están previstas dos reuniones más, una con cada uno, todo sigue en el aire. El partido que lidera Ignacio Cuesta en la capital deshoja la margarita pero ya le quedan pocos pétalos por arrancar.

«Todo marcha con normalidad, analizando programas, coincidencias y diferencias». Estas son las únicas declaraciones emitidas desde Ciudadanos tras la primera ronda de contactos con PP (miércoles) y PSOE (martes). Saben que son la llave del próximo gobierno y se ven en una posición de fuerza para negociar. Las indicaciones de la dirección nacional apuntan a un acuerdo preferente con el PP. Juntos suman mayoría absoluta en Oviedo y la alcaldía sería para el popular Alfredo Canteli. Ese es el camino más corto, pero hay más alternativas.

A pesar de esa ruta marcada desde Madrid, Ciudadanos sostiene que tiene autonomía en Oviedo. De hecho, tienen abiertas negociaciones con el PSOE y su primer reunión formal ha sido con los socialistas. Si es una estrategia de presión para el PP o si realmente aspiran a un acuerdo solo lo saben los miembros del comité negociador. Por el momento, dejan claro que las conversaciones están en «una fase inicial» y su intención es que no transcienda el contenido de esas reuniones. Se limitan a decir que están confrontando programas para ver con quién tienen más afinidades.

Somos, a la espera

Si Ciudadanos se decanta por el PP, la suma sería suficiente, por lo que no haría falta conseguir nuevos apoyos. Las dificultades se añaden en el caso de que Cuesta y su equipo prefiera pactar con el PSOE. Para que Wenceslao López fuese alcalde, y al margen de las concejalías que este esté dispuesto a entregar al partido naranja, haría falta el apoyo de Somos, ya sea con la entrada en el gobierno -algo prácticamente descartado- o con un voto a favor. La forma de conseguir ese voto en la investidura sería una nueva negociación.

A 48 horas para ese pleno de investidura, ni PSOE ni Ciudadanos se ha puesto en contacto con Somos. El partido que lidera Ana Taboada guarda silencio y la todavía vicealcaldesa en funciones ya ha afirmado que su papel está en la oposición. Al igual que el tiempo juega a favor de Ciudadanos para negociar con PP y PSOE, lo mismo ocurre en el caso de que salga adelante el pacto entre socialistas y naranjas. La lógica de la política invita a pensar que Somos pediría algo a cambio de su apoyo, y con ese escaso margen para negociar, tendría fuerza para pedir. Además, sería clave para apoyar otros asuntos clave en el funcionamiento del ayuntamiento como los presupuestos.

Una tercera alternativa, que parece que pierde fuerza con el paso del tiempo debido a su dificultad, es que Cuesta sea alcalde. Para ello tendría que tener el apoyo del PSOE, que debe someter esta decisión a sus bases y parece improbable que la respalden, y de Somos.

Todas las opciones siguen encima de la mesa. La primera ronda de contactos ya ha finalizado y ahora toca profundizar en las ideas de cada uno. El condicionante es el tiempo y, si no hay ningún acuerdo, queda otra posibilidad: un gobierno del PP en minoría.

Comentarios

Ciudadanos se deja cortejar y volverá a reunirse con PP y PSOE