Cultura, gastronomía y el resto de tesoros ovetenses que busca el turista

OVIEDO

Oficina turística municipal de El Escorialín
Oficina turística municipal de El Escorialín

Un día de visita en la capital de Asturias incluye paseo por el casco Antiguo y sus museos, comida en el Bulevar de la Sidra y foto en Santa María del Naranco

13 jul 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Arquitectura, gastronomía, cultura, arte e historia. Esos son los tres principales atractivos que tiene Oviedo para atraer viajeros. Así lo confirman en la oficina municipal de El Escorialin, que recibe durante estos días un flujo constante de turistas. «Estamos teniendo mucha más gente que el mes pasado», destaca el personal que desde el mostrador gestiona la temporada alta y va dirigiendo a los visitantes a aquellos lugares imperdibles de Oviedo.

La gran mayoría llegan con las ideas claras. Se han informado previamente o vienen con recomendaciones de amigos y familiares y van a tiro fijo. Tal y como destacan los informadores municipales, la joya de la corona es San María del Naranco, «por lo que más preguntan». Muchos reconocen incluso que ya han estado pero que les encantó y quieren volver. Las vistas de la ciudad y la cercanía de otra joya del Prerrománico, San Miguel de Llillo, completan el atractivo de uno de los lugares más visitados del concejo.

Los trabajadores de El Escorialín han notado este año que, aunque la mayor parte de quienes acuden a pedirles consejo son españoles, muchos visitantes proceden de América Latina. Y también que las estancias en Oviedo suelen ser cortas. «Es muy raro que alguien se quede más de una semana», confirman mientras se preparan para repartir mapas y marcarlos con el recorrido más demandado por la capital de Asturias.