Una estación centenaria que se queda sin taquilla

El plan de recorte de Renfe-Feve hace que por primera vez en 116 años no haya vendedor en la parada ferroviaria de Trubia


Por primera vez en más de un siglo, no hay nadie que venda billetes en la estación de ferrocarril de Trubia. Desde el pasado 1 de enero, junto con otras siete estaciones asturianas, sus usuarios tendrán que comprarlos bien a través de máquinas expendedoras o bien por internet. Según Renfe-Feve, solo 25 personas por día de media usaban esta estación, de modo que la operaria que atendía ya ha sido trasladada.

Se cierra así una historia de 116 años entre el pueblo y su tren. Corría el año 1904 cuando la estación abría por primera vez. La fábrica de Armas de Trubia necesitaba dar salida a su mercancía y recibir materiales de forma más eficiente. Por ello, a finales del siglo XIX se consideraba que la línea se podía aprovechar tanto para la fábrica como para extraer carbón de las cuencas mineras.

Víctor Chávarri, presidente de Hulleras del Turón, creó el 26 de octubre de 1899 la Sociedad General de Ferrocarriles Vasco-Asturiana, con un capital social de 15 millones de pesetas. Tras presentarse el proyecto, el 15 de julio de 1901, el Gobierno otorgaría la concesión de este ferrocarril por un periodo de 99 años, sin subvención estatal pero declarado de utilidad pública. Por fin, en mayo de 1904 se inauguró el tramo entre Trubia y San Esteban de Pravia con un total de 39 kilómetros; la apertura definitiva de esta línea se produciría en agosto de ese año, a la par que enlace con Oviedo a través de la estación de Fuso de la Reina.

Los ferrocarriles del Vasco-Asturiana están formados por tres líneas fundamentales, que son las de Ujo a Trubia, Oviedo a Ujo y Trubia a San Esteban de Pravia. Más tarde se añade la de Ujo a Collanzo. El trazado del sistema ferroviario sigue la dirección del río Nalón atendiendo las necesidades del transporte de carbón de Mieres y las cuencas de Aller y del Caudal.

Ya a finales del siglo XX, como parte de la operación urbanística Cinturón Verde de Oviedo se decidió desmantelar el tramo Oviedo-Fuso de la Reina y adaptar, como alternativa a ese trazado, la línea Oviedo-Trubia a ancho métrico (estrecho) para su utilización por FEVE. De esta forma, se lograba mantener la conexión entre la línea de la Sociedad General de Ferrocarriles Vasco Asturiana y la línea del Ferrocarril Económico a Santander, discurriendo por la estación común de Renfe y Feve en Oviedo. La transformación a ancho métrico se completa el 4 de febrero de 1999, tras haber sido clausurada la línea de ancho ibérico en 1997.

 

Una factoría que resurgió tras dos bombardeos

D.R.

La Fábrica de Armas de Trubia, que ahora lucha por mantener su carga económica, creció con fuerza pese a la destrucción de la guerra y llegó a tener 4.000 empleados

Dos veces sufrió la Fábrica de Armas de Trubia el efecto de sus propios productos, u otros similares. La veterana factoría, que se enfrenta ahora a su enésima crisis económica por la producción de un nuevo vehículo para el Estado, fue capaz de sobrevivir duros ataques durante la revolución de 1934 y la segunda durante la guerra civil.

En el 34, Trubia fue uno de los puntos clave que abasteció a los revolucionarios de armas, ya que desde el principio fue uno de los focos. En la fuerte represión que siguió, la factoría fue bombardeada y resultó dañada. Poco duraron las reparaciones, puesto que durante la guerra civil estaba situada en el frente y también fue objeto de bombardeos de la aviación.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Una estación centenaria que se queda sin taquilla