«Je suis Louxor»: la triste historia del perro francés perdido en Oviedo

El albergue busca a la familia de un ejemplar adoptado en 2015 en Avignon

;
Louxor espera en Oviedo a su familia francesa El Albergue de Animales de Oviedo busca a la familia de un perro francés que apareció trotando con su correa en la boca por el centro de Oviedo. Fue adoptado en 2015.

«Je m'appelle Louxor, je suis perdu, tu m'as déjà vu? Tu parles français?». Con este mensaje el Albergue de Animales de Oviedo busca a la familia adoptiva de Louxor, un perro adoptado en Avignon en 2015 y que ha aparecido solo, con su correa en la boca, trotando por las calle del centro de la ciudad. Es amable, cariño y está enseñado. A los voluntarios del albergue les muestra constantemente la puerta de salida para que le dejen marchar. Las gestiones realizadas hasta el momento han sido infructuosas. Por esa razón, han recurrido a un vídeo que están compartiendo en las redes sociales.

Louxor apareció corriendo por el casco antiguo de Oviedo llevándo su propia correa entre los dientes. Eso es exactamente lo que hace en el vídeo grabado por los voluntarios y que se está compartiendo. Durante algo más de un minuto se dirige insistentemente a la salida. «Nos indica una y otra vez dónde está la puerta y qué debemos hacer. Nada nos gustaría más que abrir la puerta y tras ella estuviera su familia, por eso os pedimos ayuda en la difusión del perro Louxor», señalan en el mensaje.

Louxor significa chip francés. Ese es el modo en el que han conocido su identidad. El albergue ha podido saber que su familia residía en Avignon. La protectora francesa de la localidad está intentando contactar con ella pero hasta el momento no ha tenido demasiado éxito. «¿Conoces a Louxor? ¿Conoces a su familia? Por favor contacta con el albergue», indican.

Los vídeos difundidos en los últimos meses se han mostrado como una herramienta útil tanto para localizar a las familias de perros que se han perdido como para buscar adoptantes o para denunciar atrocidades cometidas con cachorros. La sensibilidad de los usuarios de redes sociales han ayudado a esclarecer muchos de estos casos.

Tags
Comentarios

«Je suis Louxor»: la triste historia del perro francés perdido en Oviedo