Un puente romano oculto a dos pasos de Oviedo

En la cara norte del Naranco y junto a Brañes se encuentra una de las mejores obras sobre el río Nora

Puente romano de Brañes, en la falta norte del monte Naranco
Puente romano de Brañes, en la falta norte del monte Naranco

Escondido en la cara norte del monte Naranco, rodeado de maleza y casi olvidado, duerme el puento romano de Brañes. Se trata de una de las mejores obras antiguas sobre el río Nora a pesar de su descuido. Está ubicado entre los concejos de Oviedo, Llanera y Las Regueras, a pocos metros del pueblo de Brañes tomando un desvío de la carretera principal que lleva hasta la ribera y junto a un conocido restaurante.

El puente está documentado como una obra de ingeniería civil construida entre los siglos IV y V, es decir, hace nada menos que 1.500 años. Tiene un perfil formado por dos rampas que forman vértice en el centro del paso y se apoya en el cauce con gruesos pilares de sillería.

Los muros están levantados en mampostería irregular trabada con cal y arena, con sillares de piedra bien trabajados en las roscas de los arcos, tajamar, espolón y estribos. La calzada está empedrada.

 

Los expertos creen que tras el origen romano de este paso, más tarde sus arcos fueron rehechos en una época posterior aprovechando parte de la estructura de apoyo y reutilizando los pilares. Las obras de reparación habrían sido constantes a lo largo de amplias etapas históricas documentadas desde principios del siglo XV, lo que induce a pensar que su existencia es anterior.

El camino forma parte de una de las variantes del Camino de Santiago que salen desde Oviedo hacia Grado, cuya ruta ya era utilizada desde época romana. Antiguamente era empleado por las muyeres de la paxa avilesinas para llevar el pescado desde su ciudad hasta la capital.

Una cascada espectacular... en Oviedo

Guillermo Guiter
Cascadas de Guanga
Cascadas de Guanga

La ruta de Guanga, a 20 kilómetros de la capital, es una de las más bonitas del concejo

Pocos conocían unos años la ruta de Guanga, que llega hasta una espectacular cascada que, aunque tiene agua todo el año, en esta época de lluvias se vuelve impresionante, aunque cada vez es más visitada. Su punto de partida está solo a 20 kilómetros de Oviedo, poco más de 20 minutos en coche sin salir del municipio, en la localidad de Perlavia.

Para llegar al pueblo desde la capital asturiana sólo hay que salir en dirección Grado por la A-63, desviarse hacia Trubia y una vez se atraviesa esta localidad, existe un desvío a la derecha muy empinado (pero en buenas condiciones, porque hace poco arreglaron esta vía) por la carretera local AS-313. Un poco más adelante se encuentra otro desvío señalizado hacia la izquierda en dirección Perlavia. En este pueblo hay que dejar el coche y comenzar la ruta a pie.

Seguir leyendo

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Comentarios

Un puente romano oculto a dos pasos de Oviedo